Este viernes, en el Bailando 2017, Agustín Casanova, cantante de Márama, enfrentó a Ángel de Brito, a quien acusó de querer instalar rumores de un romance entre él y su compañera, Flor Vigna, ambos en pareja.

"Dañás nuestras relaciones, en lugar de preguntarme en privado si pasa algo, instalás el rumor en el medio. Lo que hacés es amarillismo. Te tengo que enseñar cómo son los valores. Sos una mala persona", disparó el cantante. Y De Brito se quedó callado: "Lo que hago es preguntar sobre algo que dijo Flor. Ella dijo que tu novia, Sofía González, estaba celosa de Vigna, por eso te pregunto".

Noche escandalosa.

Flor Vigna tampoco se quedó callada e intentó defender a su compañero.

 

La que también rompió el silencio fue la novia de Agustín, la bailarina Sofía González: 

 

 

En la previa, Flor se había quebrado al admitir una crisis con su novio, Nicolás Occhiato, aunque aclaró que no están separados y que "yo estoy bien".

Para variar, Vigna intentó frenarle el carro a Moria Casán, que había sido muy dura con la dupla tras la performance de Tango y por el escándalo generado.

El error de Fede y Laurita

La primera pareja de la noche fue la de Fede Bal y Laurita Fernández, que en la previa abrieron las puertas para el casamiento. "Me tengo que convertir al catolicismo. Lo haría", expresó el hijo de Carmen Barbieri.

Al piso...
 
Más tarde, en la pista, la dupla que ganó el concurso en 2015 protagonizó un tremendo blooper y apenas sumaron 11 puntos.
 

Por último, Micaela Viciconte, la mejor de la noche, entró a la pista y criticó a su gran enemiga, Vigna, por el escándalo protagonizado.

¡Mirá lo que dijo!