Recién llegado de Chicago, Marley visitó el living de Susana Giménez para presentar por primera vez en un programa a Mirko, su primer hijo. "Estoy embobado", confesó.

El conductor estuvo los últimos meses viviendo en Estados Unidos, donde nació el pequeño, gracias a la subrogación de vientre. Los óvulos fueron donados por una siberiana que vive en Florida y el embarazo lo llevó una mujer afroamericana de Wisconsin.

"Estuve 25 años soñando este momento. Primero tratamos con una mujer estadounidense, pero no prendió ningún embrión. Un día me llama el médico y me dice 'hay embarazo'. Me quedé congelado en el medio de la calle", relató Marley emocionado. 

Además, se refirió al día en que se enteró que su hijo llegaría antes de lo esperado: "Yo fui antes porque la mujer que llevó el embarazo me dijo que fue al hospital porque le subió la presión así que decidí viajar a acompañarla. Vamos al médico y la doctora la internó. Al otro día nos dijeron que Mirko iba a nacer ese día. Yo estaba en shock".

Y siguió: "Me trajeron una bata y entré en shock. No había nadie de mi familia, dije 'cómo hago yo solo con un bebé'. Entré en crisis total. La llamo a mi mamá y le cuento. Me agarró un ataque de llanto del miedo que me dio".

"Cuando nació me dijeron que tenía problemas para respirar y lo llevaron a neonatología. Me pegué un susto. Fueron tres días que estuve solo con él", contó Marley

Susana será la madrina de Mirko y demostró en vivo lo bien que desempeñará su papel. La conductora le cambió los pañales, le dio la mamadera y hasta le hizo hacer "provechito". 

Por otro lado, Marley contó el emotivo encuentro que tuvo con Francisco y las tiernas palabras que le dedicó el pontífice: "Le conté al Papa que iba a a ser padre soltero y me dijo 'no importa, lo que importa es el amor que vos le vas a dar y el que te va a dar él'".