Recio, misterioso. Disimulador de sus sentimientos, caballero y, por qué no, también algo machista. El galán clásico de la telenovela argentina fue desapareciendo para dar paso a una generación que intenta acomodarse a nuevos arquetipos masculinos -aún en formación- , pero que debe lidiar con algo que sus antecesores no: la crítica del público, que a través de las redes sociales puede manifestar su descontento, a veces con agresividad, inmediatamente y de forma directa. Arnaldo André, Claudio García Saturo Jorge Martínez, por citar algunos, eran los referentes del macho seductor en los ‘70 y ‘80. Les siguió una camada “intermedia” en la que el hombre que pretendía a la heroína comenzaba a mostrar rasgos de ternura: Gustavo Bermúdez, Gabriel Corrado, Osvaldo Laport.

El nuevo siglo catapultó a la fama en el rubro romántico a Facundo Arana, Pablo Echarri, Segundo Cernadas, Mariano Martínez y Nicolás Cabré.

Lamothe, en el ojo de la tormenta. 

Y en los últimos años la televisión trabaja con actores cuyos papeles se alejan de aquellos duros: son descontracturados, chistosos, indecisos, a veces lloran y no tienen problema en prestarse al juego de “histeriqueo”, antes privativo de las mujeres. Sebastián Estevanez y Luciano Castro son ejemplos. Es que ¿acaso no vivimos una época en que el hombre y los guiones televisivos se reacomodan para estar más acorde a las nuevas convenciones culturales? Paradójicamente, una parte importante del público pareciera esperar otra cosa de ellos. Algunos son acusados de “malos actores” porque sus personajes “no le llegan” a la gente. Hace un tiempo García Satur decía al respecto: “No creo que sea distinta la forma en que un hombre mira a una mujer, porque tiene la misma fuerza y la misma intención, pero creo que entonces había cierto pudor, no del actor sino de los personajes. Y hoy, al no haber tanto pudor, por más romanticismo que le metan...”.

El galán del momento. 

En el mismo sentido, André entiende que “los galanes de hoy son víctimas del poco romanticismo por parte de los autores. Me gustaría que siguieran peleando por el amor, aunque con mayor madurez. Lo romántico está devaluado”.

Actualmente, la única telenovela de producción nacional al aire es “Campanas en la noche”, que emite Telefé. Quizá por eso esté más expuesta a las miradas escrutadoras y recibe muchos “palos”, sobre todo su trío protagónico: Calu Rivero, Federico Amador y Esteban Lamothe.

Este último decidió responder a los comentarios en su contra a través de Twitter (ver aparte) de manera irónica y restándoles importancia a los que lo tratan de “nabo”. ¿Es que el recambio novelero aún no encuentra su base? Otro dato llamativo es que, mientras el canal de las pelotas tiene una sola ficción nacional -El Trece prepara para marzo “Tierra de amor y venganza” con la China Suárez, Benjamín Vicuña y Gonzalo Heredia-, emite cinco extranjeras: una brasileña y cuatro turcas. Al parece, el prototipo otomano de galán, lejano a nuestros queridos criollos, sigue teniendo su “banca”.

Ver más productos

La Iglesia recuerda la Exaltación de la Santa Cruz

La Iglesia recuerda la Exaltación de la Santa Cruz

#ElChacal, el personaje que te informa.

Cómo surgió #ElChacal, el personaje que te informa y divierte

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

En cronishop.com.ar podés encontrar algunos de los mejores vinos y espumantes del mercado.

¿Cómo atraer a los Millennials al mundo del vino?

Discusión entre Sandleris y banqueros casi termina a las trompadas

Discusión entre Sandleris y banqueros casi termina a las trompadas

Un tesoro a proteger

Un tesoro a proteger

Ver más productos