De lo que no queda duda a estas alturas, es que Nicolás Vázquez con su impronta actoral de entrega avasalladora deja cuerpo y alma arriba del escenario. En términos de análisis futbolístico, no solamente tiene muy buen dominio del balón sino que además se erige en el principal relevo de aquellos compañeros cuando desaparecen del centro de atención. Motivo por el cual es ovacionado por todos sus admiradores incondicionales, fervor que luego se hace sentir, también, en el exterior, una vez que los intérpretes vuelven a pisar la calle Corrientes.

El socio de Vázquez, Benjamín Rojas, tampoco le va en zaga; construye paredes inolvidables con su amigo y ambos generan un latente peligro de gol que se convierte en risa permanente. Por su parte, Flor Vigna es también una óptima colaboradora en el desarrollo del partido (perdón, de la trama) y se ajusta con particular eficacia al devenir argumental de la historia. La trama del autor francés Clément Michel es sencilla y subraya el fuego cruzado que se da entre cada uno de los personajes.

Pablo (Vázquez) y Sofía (Vigna) deciden convivir luego de evaluar los atractivos momentos que se encontraban experimentando en la previa de esa relación. Sin embargo, la historia entre ambos presentará, luego, la otra cara de la moneda. Es decir, las manías, las obsesiones, los gustos de cada integrante de la pareja conspirarán contra la buena energía de ese noviazgo.

Inevitablemente, los disgustos se convertirán, en alguna manera, en una suerte de disparador de cada tema por afrontar. A partir de esta circunstancia conyugal, Pablo le pide a Martin (Rojas) que se instale en su departamento para que lo ayude, en definitiva, a tomar la decisión de la ruptura. Acto seguido la historia va a transitar una vorágine de malos entendidos, conflictos, mentiras y traiciones que generan vuelta de tuerca permanente en las instancias del guión y que son manejadas con pulso firme por el director Mariano Demaría.

 

De más está decir que la pieza logra una respuesta contundente en el público, a punto tal que el espectáculo se ha convertido en un verdadero fenómeno de taquilla, también en este terreno, de características avasallantes. Pensar, en los tiempos que corren, en un éxito de esta magnitud, supera, en definitiva, cualquier factor de previsibilidad. No obstante, también es justo reparar en ciertas zonas oscuras de la citada propuesta en donde el humor negro, las alusiones escatólogicas, la extremada exacerbación de ciertos pasajes hasta el punto límite, provocan particular incomodidad y desconcierto.

Ver más productos

Protegete del Coronavirus: cómo hacer máscaras faciales

Protegete del Coronavirus: cómo hacer máscaras faciales

Crónicas de retórica: un libro indispensable para ayudar a otros

Crónicas de retórica: un libro indispensable para ayudar a otros

Kisse el libro de Marley para chicos y grandes

Kisse el libro de Marley para chicos y grandes

El Atlas de Camisetas

Los fanáticos del fútbol tienen un Atlas

Salí protegido: máscara facial protectora

Salí protegido: máscara facial protectora

Alberto Fernández: todo el mundo le atiende el teléfono

Alberto Fernández: todo el mundo le atiende el teléfono

Cronishop abre sus puertas a comercios y PYMES

Cronishop abre sus puertas a comercios y PYMES

¡Ayudá a los que más te necesitan!

¡Ayudá a los que más te necesitan!

Alberto Fernández: lo que todos quieren saber

Alberto Fernández: lo que todos quieren saber

Los libros que todos los famosos y políticos leen

Los libros que todos los famosos y políticos leen

Ver más productos