@Rfilighera

"El casamiento” es una notable pieza del autor polaco Witold Gombrowicz que, cabe recordar, vivió durante 24 años en Argentina. Esos lazos fueron muy arraigados desde lo cultural y existencial y generaron en el artista vínculos de afecto y amistad. Argentina fue para Gombrowicz su segunda patria.

En nuestro país desarrolló actividades como periodista, traductor, profesor de filosofía, integrando cenáculos de importantes autores argentinos. Sus obras se definen por un amplio estudio psicológico, la destrucción del sentimiento nacionalista, un particular sentido de la paradoja y el absurdo como pivot permanente de su recorrido.

La obra “El casamiento”, que cuenta con un elenco integrado por Luis Ziembrowski, Roberto Carnaghi, Laura Novoa, Nacho Gadano, Gabo Correa, Federico Liss, Ema Rivera, Luis Almeida, Tomás Rivera Villatte, Teresa Floriach, Klasu Aghilante, Juan Cruz de la Serna, Christian Vega y Marco Gianoli y dirección, precisamente, del polaco Michal Znaniecki, nos propone la incursión a temas muy caros al hecho existencial del autor. La pieza que nos ocupa estas líneas fue escrita en Argentina.

El devenir de las situaciones tiene su punto inicial en las postrimerias de la segunda guerra mundial. Un soldado polaco del eje con Francia, la decadencia de los sueños, las expectativas, los ideales políticos y la vida privada como expectativa.

El casamiento significa, en definitiva una ceremonia en la búsqueda de una supuesta vida mejor, atascada por la problemática del desencanto y el fin de las ilusiones.

Desde lo estético, Gombrowicz, en su texto propone una introducción a un estilo de teatro en actitud de revelación y nuevas propuestas. Muchos observan una mirada también al denominado recorrido del teatro del polaco Tadeuz Kantor, un artista integral en todo aquello que dibujara informalidad y nuevos territorios en el arte y sus uni- versos.

Impecable el dibujo interpretativo de Luis Ziembrowski a la cabeza de un efectivo elenco. Su composición es un alarde de esfuerzo físico y, en lo intelectual, un valor agregado de primera magnitud, por la elaboración de cada uno de sus textos y su recorrido por diferentes pasajes que transitan la ironía, la crueldad, el drama y hasta el humor. Un Ziembrowski para recordar por mucho tiempo.