@Rfilighera

Joe di Pietro, el autor de la presente obra, pertenece a una generación intermedia de los nuevos valores de la dramaturgia norteamericana.

Con 58 años, cuenta en su foja de servicios, entre otros títulos, con “I love you, you are perfect, now change”, el músical más exitoso en la historia del off Broadway.

Escribió, por otra parte, el libreto de otro músical, en esta oportunidad, perteneciente a la pluma de Gerhswing, “Heaven on Hearth” y también, plasmó una nueva adaptación de las obras de Rodgers-Hart: “Babes in arms” y “Allegro”.

El hombre nacido en Teaneck, Nueva Jersey, ha recibido por sus piezas numerosas distinciones y nominaciones. Así dadas las cosas, “Mentiras inteligentes”, el espectáculo que se sigue ofreciendo en el Astros, había generado muchas expectativas que quedaron, a nuestra consideración, a mitad de camino.

La obra se inicia con una fuerte confesión de un hijo ( Mariano Martínez) hacia su padre (Arnaldo Andre) en el vestuario de un club luego de haber disputado un partido de tenis. En ese ámbito, Willy le comenta a Guillermo, que su vida en estos momentos ha tomado un giro impensado y que, por otra parte, determinado episodio le ha hecho descubrir los valores reales del placer y el disfrute en un vínculo sentimental.

Precisamente, Juana ( Florencia Torrente), su cónyuge, no es la principal protagonista de esa circunstancia. Todo lo contrario: se trata de una joven y bella instructora del gym donde Willy acude todos los días y con quién se encuentra viviendo una super pasional relación.

Willy, entonces, le pide a Guillermo que no se lo cuente bajo ningún punto de vista a Alicia (Betiana Blum), su madre, habida cuenta que se trata de una mujer que suele entrometerse bastante en su vida.

Esa misma noche, Willy y Juana van a ir la casa de Guillermo y Alicia, habiendo tomado Willy todas las precausiones para que Alicia no tome conocimiento de esos hechos. Sin embargo, el poder investigativo de Alicia hará que, de alguna manera, Guillermo se lo cuente.

Ahora bien, cierto testimonio impactante e imprevisto que escuchara de los labios de su propia madre, provocará que Willy modifique el cuadro de situación con su esposa y, en consecuencia, con su amante.

Es decir que, a partir de esa circunstancia, es donde lo comprensible y la supuesta realidad de una situación, en términos de ficción, se desmorona completamente. Para Willy, hasta la mitad de la obra, reiteramos,la amante era la mujer de su vida, la que le habia enseñado a explorar los placeres terrenales y las diversas instancias, en materia de sexo, que no había llegado a reparar ni en el propio Kamasutra.

Hasta tal punto llegaba su pasión por “la tercera en discordia” que estaba dispuesto a realizar un viaje relámpago al exterior, dejando a su mujer, practicamente abandonada y al cuidado de su hija.

En espacio de apenas unas horas, de acuerdo al perfil argumental de los acontecimientos que marcó Di Pietro, Willy cambia de posición de la noche a la mañana y vuelve al refugio, a los sentimientos más genuinos, al verdadero amor, a Juana, en definitiva. La historia hace agua por los cuatro costados, más allá de ciertas situaciones de humor que salvan la ropa. En lo que hace a las actuaciones, Betiana Blum y Arnaldo André se constituyen, sin lugar a dudas, en lo mejor del espectáculo.

La impronta profesional de cada uno y sus riquezas de matices le dan a sus personajes la mayor credibilidad a la historia. En tanto, Florencia Torrente compone con ternura y mesura a Juana, la víctima de una historia que luego se erigirá, probablemente, en la gran heroina.

Por su parte, Mariano Martinez, en la piel de Willy, el supuesto ganador de ese atribulado mundo profesional y doméstico que le toca experimentar es, paradójicamente, el gran perdedor de este trabajo escénico. Su estilo de actuación en el teatro parece comulgar con la mecánica interpretativa de alguna ficción de tevé en donde suelen ser marca registrada aquellos gestos altisonantes y exasperantes como si fuera la vida misma. Y el teatro es otra cosa, otro universo, otra realidad, otra sensibilidad, otras sensaciones.

Ver más productos

La Iglesia recuerda a la beata Maria Antonia Grillo

La Iglesia recuerda a la beata Maria Antonia Grillo

El presidente Alberto Fernández trabaja en distintas cuestiones.

La lista de candidatos a la embajada del Vaticano que prepara Alberto

Alberto y Francisco, un encuentro que no sorprende

Alberto y Francisco, un encuentro que no sorprende

Ver más productos