Empresarios y productores teatrales con espectáculos en Mar del Plata continúan en alerta por un proyecto del gobierno comunal que busca derogar una serie de exenciones impositivas que benefician a las salas de la ciudad, y confían en que el municipio dé marcha atrás con la iniciativa, en línea con lo que pide gobierno provincial.

La preocupación entre los referentes del teatro en la ciudad comenzó semanas atrás, cuando el Ejecutivo marplatense comandado por Carlos Arroyo presentó un proyecto de ordenanza fiscal que deja sin efecto las exenciones para el pago de tasas como la de Servicios Urbanos (TSU), por Habilitación de Comerios e Industrias y por Publicidad y Propaganda.

Desde que se hizo público el proyecto, firmado además por el secretario de Hacienda,  Hernán Mourelle, productores como Carlos Rottemberg y Lino Patalano expresaron su descontento, y lo propio hicieron decenas de referentes de la ciudad, tanto de salas comerciales como de espacios del circuito independiente.

Mourelle defendió la quita de este beneficio públicamente y dijo que no le parecía “lógico que los jubilados o los docentes paguen TSU y los propietarios de teatros, millonarios, no la paguen”. Además, el funcionario estimó que con esta modificación el municipio lograría un ahorro de 20 millones de pesos.

Patalano consideró que se trataba de “un atentado contra el teatro y la actividad artística”, en especial por haber sido presentada a pocas horas del inicio de la temporada, y con la mayoría de las carteleras definidas y a punto de estrenar.

Rottemberg también expresó su rechazo a esta decisión, y se mostró confiado en contar con el respaldo hacia la actividad teatral por parte de la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal.

La mandataria provincial expresó su punto de vista al respecto en varias oportunidades desde que estalló la polémica, y el viernes último en la ciudad balnearia fue clara al respecto: “Entiendo que el Concejo no la va a aprobar. Yo pedí particularmente que no lo hiciera”.

Con ese mensaje de Vidal como telón de fondo, el Ejecutivo marplatense envió el proyecto al Honorable Consejo Deliberante para su tratamiento. 

Fuentes del cuerpo legislativo comunal dijeron que la iniciativa será discutida durante la primera semana del año, luego de que queden conformadas las nuevas comisiones. 

El proyecto de ordenanza fiscal deberá ser tratado por la comisión de Hacienda y luego girado al recinto para su tratamiento la siguiente semana, y a esta altura, tanto legisladores oficialistas como opositores coinciden en que tiene pocas chances de ser aprobado.

"Creemos que una medida de este tipo es un ataque a la cultura de la ciudad, y confiamos en que no sea aprobado, tal como recomienda el gobierno provincial y la propia gobernadora”, dijo Marcelo Marán, director del Centro de Arte Radio City-Roxy-Melany.

Al reclamo para que el Ejecutivo local dé marcha atrás se sumaron referentes de la Asociación de Trabajadores del Teatro de la Región Atlántica y decenas de salas independientes como El Club del Teatro, El Séptimo Fuego, Teatro Dudú, La Bicicleta, Liberart, La Maga, Centro Cultural América Libre, Cuatro Elementos, La Bancaria y Espacio Casa.

"Entendemos que lejos de ser un privilegio, la eximición de esos pagos hace viable la existencia de espacios teatrales que no persiguen fines de lucro y que, por otra parte, están obligados a realizar contraprestaciones hacia la comunidad por el importe exceptuado en cada caso”, señalaron en un comunicado.