@Rfilighera

El recuerdo del antiguo varieté, de aquellos venerables cómicos de balneario, se hace presente en el espectáculo “Prisioneros de la risa” que Sergio Maselli (el hijo del emblématico productor Toto Maselli, hacedor de grandes éxitos de la tevé como “La tuerca”) presenta en la sala Gogó Andreu del teatro El Ángel, ubicado en la peatonal marplatense Rivadavia 2314, a metros de Corrientes.

Y, como si los planetas se hubieran acomodado en la extensión del universo, nada mejor que en el ámbito donde se lo evoca al citado Gogó -quien compartió junto a aquellos queribles cómicos de legua el denominado género de “la rascada”, donde se necesitaba apenas una guitarra para dar lugar al canto, a una imitación, a un recitado y a la recreación de un cuadro humorístico- se plasme este show que, en alguna medida, transita el espíritu de esos años fundacionales de los escenarios argentinos.

Precisamente, el mencionado show lleva como bastión principal a uno los últimos grandes capocómicos de la revista porteña: Jorge Corona, más los aportes de La Tota Santillán en su rol de cantante melódico y tropical; Jorge Troiani, el creador de sonidos y diálogos de doblaje de películas, el dúo integrado por Martín Whitencamp (ex “Bailando”) y Dado Fontana y la faceta de sensualidad a cargo de Adriana Zoto.

Por último, un personaje que se inscribe en la línea de la comicidad y del absurdo como lo es Pablo Cabaleiro, el inefable Mago sin Dientes.

Tómame o déjame. Sin medias tintas, el público que asiste a esta propuesta tiene como objetivo encontrar un entretenimiento certero, directo, con humor simple y zafado, cuadros cómicos punzantes y música que genere empatía con los asistentes.

Mago sin Dientes junto a Jorge Corona, antes de salir al show. 

En este sentido, Jorge Corona brinda histrionismo, personificación de situaciones y una catarata de chistes y recursos cómicos que, más allá de haber sido desarrollados por el bufo en incontables situaciones, siguen generando inmediata respuesta en la gente en una suerte de explosión de carcajadas decididamente única. Corona conoce como nadie el cruce con el público y saca provecho al máximo de esta circunstancia, en definitiva, es un maestro de la verdadera dinámica que hace eje central en el café concert.

Asimismo, muy bueno el recorrido de humor a través de los sonidos que realiza Jorge Troiani y en la parodia del doblaje de algunos filmes del Oeste en los que abreva, seguramente, y brinda tributo al insuperable Eduardo D‘Angelo, uno de los grandes protagonistas de aquella inolvidable troupe humorística que fueron los uruguayos de Telecataplum.

Por su parte, la Tota Santillán logra efectiva comunicación con la gente del canto y la emoción que se desprende de la narración de algunos episodios de su agitada vida. Por su parte, La sociedad de Whitencamp-Fontana exhibe, también, esfuerzo, constancia y creatividad, sobre todo en la representación de los pastores televisivos. En definitiva, una muy buena posibilidad para alejarse de los temas mundanos y pasarla bien a través del humor. Sin pretensiones estéticas y, reiteramos, para reírse sin complejos.

Ver más productos

Cuentos de buenas noches

Cuentos de buenas noches

Astrología: claves para conocer tu futuro

Astrología: claves para conocer tu futuro

Lo que querés saber sobreNéstor Kirchner

Lo que querés saber sobreNéstor Kirchner

ATR: el boom del placer

ATR: el boom del placer

Atención emprendedores: cómo vender más a pesar de la crisis

Atención emprendedores: cómo vender más a pesar de la crisis

Para aprender con los chicos

Para aprender con los chicos

¡Más crianza menos terapia!

¡Más crianza menos terapia!

Descubrí tu destino con Mia Astral

Descubrí tu destino con Mia Astral

Un Atlas para fanáticos del fútbol

Un Atlas para fanáticos del fútbol

¡Actualizate con estas tendencias!

¡Actualizate con estas tendencias!

Ver más productos