@Analiacab

Dady Brieva, Miguel del Sel y el Chino Volpato están de regreso. O quizás nunca se fueron del todo. Es que a pesar de que cada uno tiene camino propio -Brieva como actor en distintos medios, Del Sel fue embajador y antes candidato a gobernador, mientras que Volpato se dedica a sus campos en Santa Fe- los 35 años de carrera del trío dejaron una huella indeleble que, lejos de borrarse con el paso del tiempo, adquiere profundidad. Y eso es porque a lo largo de estos últimos tiempos ellos -que ya piensan como productores además de protagonistas- tuvieron la capacidad de saber cuándo reunirse y cuándo dejar que el río corra.

Dady Brieva, Miguel del Sel y Chino Volpato

Luego de una gira por el interior del país, " Midachi Kindon" recaló en la avenida Corrientes con muchas expectativas y una puesta en escena imponente. Al estar sólo ellos tres sobre las tablas, cobra gran relevancia la tecnología de punta que trae el show: 5 pantallas construidas especialmente para el espectáculo, con monstruosos proyectores que son base fundamental de cada cuadro y muestran imágenes pregrabadas para lograr un mapping impecablemente sincronizado durante toda la función, de alrededor de dos horas.

Sonido Sorround, iluminación de primera y un vestuario de alta calidad son la clara muestra de que este equipo de humoristas está, literalmente, en todo. Y las sorpresas se limitan a estas características de superproducción. El público que va a ver a Midachi no va a sentirse defraudado justamente porque la innovación pasa por lo técnico pero no por la esencia de su humor cotidiano, efectivo, nada pretencioso.

Sí cabe destacar que se advierte un aggiornamiento a los tiempos que corren. No hay chistes sobre defectos físicos o "demasiado" machistas, salvo en el genial monólogo de Dady en que este tipo de anécdotas juegan más para el lado de la auto-ridiculización que para reírse del otro. Brieva sigue siendo el gran motor de las risas de Midachi. El paso de los años sólo mejoró lo hilarante de sus monólogos, que conservan su rasgo escatológico pero son de lo mejor del espectáculo. Del Sel brilla con La Tota, esa conductora de tevé tan "de Miami", rubia, bronceada y susanesca pero con un toque de acidez.

No pasa lo mismo con su imitación de Mercedes Sosa, ya algo desgastada. Volpato, como es habitual, personifica a ese integrante del grupo víctima del bullying de los otros dos. Los chistes sobre "nadie sabe bien qué hace el Chino" o "el que no tiene gracia" son una constante y él sigue el juego porque también está claro que es el cerebro comercial de esta maquinaria de humor. No faltan los clásicos como el conde Drácula y las imitaciones de cantantes. Acá otra vez descuella Brieva, que perdió hace tiempo el miedo al ridículo y se transforma en una disparatada Shakira. Miguel hace gala de una buena voz como Marco Antonio Solís y Carlos Vives. Midachi, como el sol, aunque no lo veamos, siempre está.

Ver más productos

Descubrí estas tendencias imperdibles

Descubrí estas tendencias imperdibles

La intimidad de Néstor Kirchner

La intimidad de Néstor Kirchner

Día de la Madre: ideas y regalos

Día de la Madre: ideas y regalos

Día de la madre: ¿buscás regalo?

Día de la madre: ¿buscás regalo?

La otra historia del peronismo

La otra historia del peronismo

Cómo hacer guita

Cómo hacer guita

Lo que todo el mundo busca

Lo que todo el mundo busca

¿Qué es sexteame?

¿Qué es sexteame?

Para fanáticos del Fútbol

Para fanáticos del Fútbol

La historia detrás del robo del siglo

La historia detrás del robo del siglo

Ver más productos