@Rfilighera

La obra “Perfectos desconocidos” pertenece a la pluma del italiano Paolo Genovese, que la trasladó al cine en 2016. Precisamente, un año después, la plasmó también el mediático realizador español, objeto de culto, Alex de la Iglesia. En la cartelera porteña se conoció la versión local con la dirección de Guillermo Francella y un elenco, en su primera edición, integrado por Alejandro Awada, Agustina Cherri, Mercedes Funes, Gonzalo Heredia, Peto Menahem, Carlos Portaluppi y Magela Zanotta.

Perfectos Desconocidos

Ahora, en lo que podríamos definirla como segunda etapa, y en la que se sumó Raúl Taibo en reemplazo de Alejandro Awada, con problemas de salud, el espectáculo conserva el rigor de su contundente cross a la mandíbula, a través del humor, sobre situaciones y contradicciones del vínculo humano en tiempos de modernidad y, por otra parte, el aporte de Taibo agrega con su impronta escénica una visión del espectáculo -respecto del anterior- parecido y diferente.

Como se sabe, la pieza indaga en lo que sucede en la cena que llevan a cabo un fin de semana cuatro parejas amigas. Las cosas se pondrán interesantes cuando se propongan participar de un sugestivo juego: escuchar en voz alta todas las llamadas y leer los mensajes de sus respectivos teléfonos celulares.

Las parejas están conformadas por Taibo-Funes, Heredia-Cherri, Menahem-Zanotta y Portaluppi, quien llega solo por una supuesta indisposición de su actual novia. Así dadas las cosas, los jugadores, conscientes de la dificultad y el terrible saldo que esto deparará en sus vidas, empezarán a exponer nervios, contradicciones y fuego cruzado.

Muchos artistas fueron a ver la obra, entre ellos Adrián Suar, Diego Torres y Gustavo Bermúdez. 

Esas contradicciones, precisamente, se develarán como consecuencia de este soporte que es la telefonía celular, que, por un lado, encierra miles de posibilidades comunicacionales pero también afecta la intimidad y los mundos privados, que quedan al descubierto y en la más absoluta de las fragilidades. Por un lado, el texto subraya la aceptación que le damos cada uno de nosotros, a este temible aparatito en ingresar a nuestras vidas y a disponer de ellas.

A su vez, también, resalta la mentira, la doble faz de nuestras vidas, las otras conductas, la hipocresía y el permanente deseo sexual. Perfecto ensamble ha logrado Guillermo Francella en el movimiento de piezas sobre el escenario. El director explotó como material de nexo entre todos los personajes el manejo del humor, algo de lo que ha sabido hacer gala durante toda su trayectoria.

Por otra parte, expone la vena dramática, ahora en la dirección y que viene transitando como actor en los últimos años de su carrera. El dolor, la angustia, el sentimiento, la profundidad del alma de cada uno de los personajes de marras son pátinas de conflicto que, reiteramos, con mucha eficacia dibujó Francella desde la dirección y lo unge, probablemente, en el mejor momento de su carrera.

"Perfectos Desconocidos"

Un espectáculo, en definitiva, para entretenernos y reflexionar sobre la modernidad y la conducta humana. Una pieza también para emocionarnos y poder equilibrar nuestros actos y comportamientos cotidianos.

Ver más productos

San Margarito Flores, en el recuerdo de la iglesia católica.

La iglesia recuerda hoy a San Margarito Flores

Macri planea resolver la transición por decreto

Macri planea resolver la transición por decreto

La Amazonia y la destrucción del mundo

La Amazonia y la destrucción del mundo

Ver más productos