@AnaliaCab

De entrada, los fans de esta serie basada en un popular cómic saben que la familia Hargreeves es cualquier cosa menos convencional. La ficción, cuya segunda temporada estrenó Netflix hace algunos días, cuenta la historia de siete supervivientes de un grupo de 43 bebés que nacieron -inexplicablemente- un día de 1989 sin que sus madres estuvieran embarazadas hasta el momento del alumbramiento.

El misterioso empresario Reginald Hargreeves decide adoptar a esos siete niños para educarlos en "The Umbrella Academy" y convertirlos en superhéroes llamados a salvar el mundo. Tal es el punto de partida para una serie de aventuras a puro vértigo que comienzan cuando el patriarca muere y los díscolos hermanos se reúnen para despedirlo y descubren no sólo que odian a su padre adoptivo, sino que el hombre guardaba demasiados secretos, un legado que ahora pesa sobre sus atormentados hombros.

Papá Hargreeves crio a los niños, hoy adultos, clasificados ordinalmente por su utilidad individual. El 4 es Klaus Hargreeves, encarnado por Robert Sheehan, un adicto a las drogas con tres poderes muy especiales: la telequinesis, la habilidad de comunicarse con los muertos y la levitación. Atormentado desde su adolescencia por sus poderes, descubre que tomando drogas su don se adormece, por eso las adquiere como hábito.

Klaus tiene un carácter enigmático y depresivo, un hombre duro que, sin embargo, pide a gritos algo de cariño y comprensión. Junto con Número 5, es el único miembro del equipo que consigue viajar en el tiempo sin necesidad de ayuda. Y, aunque con mucha resistencia al principio, acepta dejar de drogarse para poder comunicarse con Ben, el hermano fallecido.

Excéntrico, siempre llama la atención por su vestuario. Aunque se declara incapaz de amar y ser amado, tiene una historia intensa e inconclusa con Dave, uno de los pocos seres humanos que logra mostrarlo vulnerable.

En una entrevista reciente, Sheehan reveló cómo evolucionó Klaus y por qué era necesario: "Me gusta el Klaus de la segunda temporada, se siente un poco mayor. Ha dejado las drogas y está un poco más lento. El desafío con la temporada 2 fue poner algo más allí para que él huyera. La sobriedad era de lo que estaba huyendo en la primera temporada ".

“Me gusta Klaus de la segunda temporada, se siente un poco mayor. Ha dejado las drogas y está un poco más lento. La sobriedad era de lo que estaba huyendo”.

El actor irlandés confesó hace poco que, inicialmente, estaba disconforme con su personaje. "Me castigué un poco, porque los primeros dos o tres meses, pensé, No, no lo he hecho lo suficientemente diferente". Finalmente, después de ver la temporada completa, Sheehan dijo que terminó "bastante feliz" con su actuación. Se dio cuenta de que estaba siendo demasiado crítico consigo mismo y admitió: "Todo estaba pasando dentro de mi cabeza". Tal como le sucede a Klaus.

Ver más productos

Lo que todo el mundo busca

Lo que todo el mundo busca

¿Qué es sexteame?

¿Qué es sexteame?

Para fanáticos del Fútbol

Para fanáticos del Fútbol

La historia detrás del robo del siglo

La historia detrás del robo del siglo

Eva Duarte: toda la verdad

Eva Duarte: toda la verdad

Aprendé a usar tu inteligencia

Aprendé a usar tu inteligencia

La otra cara del peronismo: una historia apasionante

La otra cara del peronismo: una historia apasionante

Historia para Chicos

Historia para Chicos

La otra historia del peronismo

La otra historia del peronismo

Alberto Fernández: lo que nadie quiso contar

Alberto Fernández: lo que nadie quiso contar

Ver más productos