@AnaliaCab

Son épocas de esperanza y agitación en la Nueva República, formada luego de la caída del Imperio relatada en el Episodio VI de "Star Wars", "El retorno del Jedi". Pocos años después, con una galaxia viviendo intensos procesos de renovación y adaptación tras la larga guerra, se sitúa la acción de "The Mandalorian", la serie con que debutó la plataforma de streaming Disney+ y que tuvo un éxito inmediato.

Este 30 de octubre estrena su segunda temporada, y aunque en Latinoamérica debemos esperar unos días hasta el 17 de noviembre para que Disney+ esté disponible, el furor por esta serie es un hecho hace rato. El mandaloriano es, aparentemente, el último de su pueblo, una casta procedente de Mandalore, planeta del Borde Exterior que ha sido completamente devastado. Su sociedad se encontraba dividida en casas y clanes enfrentados por el poder durante siglos.

"Mando", como le dicen -su nombre es Din Djarin pero no lo usa-, es un guerrero solitario que sobrevive en esta nueva etapa de la galaxia como cazarrecompensas. Frío y desencantado, no hace preguntas y no le gusta que se las hagan. Cumple su trabajo de manera eficaz y deambula por las tabernas de distintos planetas polvorientos.

Su vida apagada cambiará de repente cuando acepte un encargo tentador por su paga pero demasiado misterioso. El "paquete" a recuperar es una criatura extraña, de una especie que casi nadie había visto. "El niño", como el guerrero lo nombra -apodado "Baby Yoda" por los fans, dado su evidente origen-, es muy especial y, aun sin hablar, logra conmover el endurecido corazón de este luchador implacable.

“No tengo ni idea de qué puede ocurrir en la serie, es un mundo muy peligroso, todos los personajes están en peligro. Me gustaría estar también en alguna película”.

Su férrea ética profesional y su acostumbrado desapego con relación a otros seres vivos se verán cuestionados. ¿Debe entregar al Niño a su cliente, un oscuro grupo remanente del Imperio que no tiene objetivos para nada nobles con él?

El chileno Pedro Pascal es quien encarna a este guerrero, si bien (casi) nunca vemos su rostro. Es que el código mandaloriano establece, entre muchas otras cosas, que jamás hay que sacarse el casco de su armadura en presencia de otros. Por eso, Pascal terminó siendo casi un actor de doblaje, ya que además las escenas de acción las encara otro actor, Brendan Wayne, nieto de John Wayne.

Pascal, que cobró popularidad como Oberyn Martell en "Juego de Tronos" y en la policial "Narcos", fue consultado en una entrevista con Digital Spy si cree que su personaje sobrevivirá a todas las temporadas: "No tengo ni idea de qué puede ocurrir, es un mundo muy peligroso, todos los personajes están en peligro".

Otra de las preguntas fue si su personaje aparecería en un futuro en alguna película de "Star Wars". Dijo que le encantaría, pero que "Star Wars tiene sus propias reglas; aun así, todo es posible".

Por A.C.

Ver más productos

El día que Boca se apoderó del mundo

El día que Boca se apoderó del mundo

Diego Armando Maradona y el último mundial

Diego Armando Maradona y el último mundial

Cuentos de buenas noches

Cuentos de buenas noches

Astrología: claves para conocer tu futuro

Astrología: claves para conocer tu futuro

Lo que querés saber sobreNéstor Kirchner

Lo que querés saber sobreNéstor Kirchner

ATR: el boom del placer

ATR: el boom del placer

Atención emprendedores: cómo vender más a pesar de la crisis

Atención emprendedores: cómo vender más a pesar de la crisis

Para aprender con los chicos

Para aprender con los chicos

¡Más crianza menos terapia!

¡Más crianza menos terapia!

Descubrí tu destino con Mia Astral

Descubrí tu destino con Mia Astral

Ver más productos