@AnaliaCab

Hace unos días se emitió en Estados Unidos el final de "Los 100", una de las series más longevas de los últimos años. Y cabe destacar este factor en tiempos de sobreproducción de ficciones, algo que muchas veces termina cancelando productos y decepcionando a sus fans. Fueron siete entregas -en Latinoamérica por ahora están las primeras 6 en Netflix- que mantuvieron un público fiel.

Y parte del éxito sin dudas se debe a su gran protagonista, Clarke Griffin (Eliza Taylor). En una historia donde el vértigo está a la orden del día, las situaciones solo empeoran y la salida y entrada de personajes es constante, su rol fue todo un desafío para ella y los guionistas. Líder involuntaria de un grupo de 100 jóvenes que son enviados a la Tierra desde el último refugio espacial de la raza humana, tras un desastre nuclear ocurrido hace poco menos de un siglo, Clarke atravesará todas las etapas y sufrimientos de tamaño papel.

Hija de una médica y un ingeniero que fue condenado a muerte por las rígidas reglas del Arca -la estación espacial donde sobreviven los últimos humanos- Clarke aún no cumplía los 18 años cuando debió enfrentarse a los peligros y la incertidumbre de caer en una Tierra de la que no se sabía nada, salvo que la radiación todavía podría matarlos.

Sus compañeros de esta misión casi suicida están en la mismas condiciones que ella: presidiarios -por ser menores de edad, no se los ejecutaba- la mayoría huérfanos, enojados y desesperados por hacer uso de esta libertad que se torna peligrosa. Clarke se perfilará como líder casi desde el principio pero la tarea es sobrehumana. Al desconocimiento sobre lo que pueden encontrarse en el planeta del que sólo escucharon historias, se sumará la falta de orden y leyes, de alimento y refugio, de comunicación con el Arca... una tormenta perfecta.

Eliza Taylor: “Clarke es testaruda, le cuesta aceptar otras opiniones, pero esa dureza es la que salvó muchas vidas también. Es difícil ser líder y ejemplo todo el tiempo”.

A lo largo de las temporadas Griffin forja su carácter a base de errores, muchas veces fatales, emociones desbordadas, dudas, presiones. En ocasiones creemos que es la heroína pero en otras, es villana. Pesada es la corona invisible que soporta su cabeza, siempre cuestionada pero también requerida cuando hay que tomar decisiones difíciles, una constante aquí.

La actriz australiana que encarna a Clarke debutó a los 14 años. El año pasado enloqueció a los seguidores de la serie al revelar que se había casado con su coprotagonista, Bob Morley, quien interpreta a otro héroe atormentado, el fundamental Bellamy Blake. Incluso, habrían tenido una hija "en secreto": así de bajo mantienen su perfil a pesar de la fama.

Taylor, que sufrió constantes transformaciones emocionales con este rol, admite que Clarke "es testaruda, le cuesta aceptar otras opiniones, pero esa dureza es la que salvó muchas vidas también. Es difícil ser la heroína todo el tiempo".

Por A.C.

Ver más productos

Homenaje a los trabajadores de la salud

Homenaje a los trabajadores de la salud

Huevos de chocolate caseros para una Pascua en crisis

Huevos de chocolate caseros para una Pascua en crisis

Macri lanza su libro de memorias y no se guarda nada

Macri lanza su libro de memorias y no se guarda nada

Le diagnosticaron leucemia a los 14 y vivió para contarlo

Le diagnosticaron leucemia a los 14 y vivió para contarlo

10 libros para regalar el Día de la mujer

10 libros para regalar el Día de la mujer

El detrás de escena de Alberto Fernández

El detrás de escena de Alberto Fernández

30 discursos que cambiaron el mundo

30 discursos que cambiaron el mundo

Jeff Bezos, CEO de Amazon

Jeff Bezos: cómo fue el camino al éxito del CEO de Amazon

La educación que necesitamos

La educación que necesitamos

Llegar a la tercera edad siendo jóvenes

Llegar a la tercera edad siendo jóvenes

Ver más productos