@AnaliaCab

Con bastante retraso, primero por la pandemia de coronavirus y luego por los problemas de salud de Bob Odenkirk, quien sufrió un infarto mientras filmaba, finalmente este 18 de abril llegará a Latinoamérica vía Netflix la esperada sexta y última temporada de "Better Call Saul". La misma se dividirá en dos partes: la primera con siete episodios y la segunda con seis capítulos más que comienzan a emitirse el 11 de julio, de acuerdo con AMC, la cadena que la emite en Estados Unidos.

Sólo los fanáticos del universo "Breaking Bad" pueden comprender la expectativa que genera este estreno. Spinoff y secuela de la ya legendaria serie emitida entre 2008 y 2013, para muchos "Better Call Saul" es incluso superadora de su historia madre: el derrotero de Walter White, un amargado profesor de química que descubre que tiene cáncer y decide hacer dinero para dejarle a su familia cocinando y vendiendo metanfetaminas.

Entre las sorpresas que se prometen para este final, sin dudas la más esperada es el cruce -aún no trascendió cuándo sería cronológicamente en la historia- entre el futuro Saul Goodman y la dupla Eisengerg/Jesse. Así lo anunciaba la cuenta oficial de Twitter de AMC.

Odenkirk fue uno de los personajes favoritos de "Breaking Bad", y así se ganó su propia serie. ¿Quién era Saul Goodman, ese turbio pero carismático y todoterreno abogado que se cruzaba en el camino de White y su socio Jesse Pinkman para cubrir sus problemas legales?

Había mucha tela para cortar, y así fue que en 2015 llegó "Better Call Saul": la historia sobre la transformación definitiva de Jimmy McGill, un mediocre abogado que vivía a la sombra de su prestigioso hermano, en Saul Goodman: el hombre dispuesto a negociar con delincuentes para hacer dinero y, de paso, ocasionalmente ayudar a quienes no pueden pagarle.

A lo largo de las cinco temporadas ya emitidas, asistimos al profundo proceso de cambio de Jimmy. Si bien siempre mostró una tendencia a estar más cerca de lo marginal que de las fastuosas oficinas del bufete de abogados donde su hermano era socio, sus fracasos y malas elecciones lo enviaron directamente al "lado oscuro" de las leyes.

Sin embargo, Jimmy/Saul nunca deja de generar empatía. Sabemos que camina en la cornisa entre lo legal y lo no tanto, pero queremos que gane. Incluso cuando anda con delincuentes como Mike (también presente en "Breaking Bad"), esa dupla nos encanta. Porque ambos tienen motivos nobles detrás de su cuestionable accionar.

Otra de las grandes preguntas es qué pasará con Kim (Rhea Seehorn).

Y así, en la quinta entrega de la serie, Jimmy se aleja emocionalmente de su muy paciente novia Kim, más ética y menos propensa a las tentaciones que él. Sus lazos con el dealer Nacho Varga -otro personaje no "tan malo"- y el conflicto con Lalo Salamanca ponen en jaque al futuro Saul, que cada vez muestra menos escrúpulos.

El protagonista contó sobre este trabajo: "El problema principal era tratar de hacer que el personaje fuera simpático. No me gusta Saúl Goodman. Es el tipo de persona que evitaría, con su ética situacional. No me gusta particularmente ese punto de vista sobre las cosas". Y, sobre el inevitable final, admitió: "Echaré de menos a este personaje. No creo que haya un personaje mejor escrito en la televisión, en ninguna parte. Fue un trabajo difícil maravillosamente hecho".

A.C

¡Mirá el trailer de la sexta temporada de "Better Call Saul"!