En el 60° aniversario de la Asociación de Periodistas de la Televisión y Radiofonía Argentina (APTRA) se realizó una nueva entrega de los premios Martín Fierro en el Hotel Hilton. Sebastián Ortega, con su productora Underground, ganó su quinto Oro, esta vez con " 100 días para enamorarse",  y el tercero consecutivo: en 2017 se lo llevó "El Marginal" y en 2018 "Un gallo para Esculapio".

Por eso la productora decidió festejarlo a lo grande con una fiesta para tirar la casa por la ventana en el Hotel Madero. Todo el equipo de producción, actores, directores se juntaron para celebrar en una reunión íntima. Entre copas de champagne y cazuela de salmón con arroz al wok, sonaba buena música de fondo. 

Todo el equipo que no pudo estar en la entrega de los Martín Fierro, donde Underground se llevó ocho estatuillas, siguieron la trasmisión en pantalla gigante. Y tras la noticia del Oro, en el noveno piso, estallaron en un grito de alegría. Hubo emoción, besos y abrazos por todos lados. 

La emoción de Nancy al llegar al hotel junto a Pablo Echarri. 

Pablo Culell fue el primero en llegar al hotel con el Martín Fierro en mano y todos los productores comenzaron a sacarse fotos con el premio tan deseado. El elenco demoró un poco más, ya que se quedaron haciendo fotos para todas las revistas. Jorgelina Aruzzi fue la primera en arribar a la fiesta privada, donde la prensa tenía prohibido el acceso.

Leandro Culell, hermano de Pablo, y Kirovsky, fueron pasando el Martin Fierro de mano en mano. En la pileta iluminada una gigantografía con el nombre del hotel y muchos invitados salieron al balcón para saludar.

Felicidad en la fiesta. 

Fue todo alegría. Otra noche exitosa para Ortega y su equipo, otra noche de emoción. "Viva la ficción", gritó Luciano Castro con el Martín Fierro de Oro en mano. Con cinco oros bajo el brazo, está más viva que nunca.