Luciana Sálazar estuvo en el centro de la polémica por las sospechas que había de que teñía a su hija Matilda para mantener su pelo rubio. Lo que empezó como una teoría en redes sociales, tomó más relevancia y la modelo decidió acudir a la Justicia para que se detenga la difamación hacia su persona.

Si bien ya se expresó en sus perfiles con mucho enojo por lo que debía leer, finalmente salió el primer fallo sobre su pedido para que se eliminen las publicaciones que la acusaban. La ex participante de "ShowMatch: La Academia" optó por demandar a Twitter y a Google para que desaparezca el contenido relacionado al escándalo.

Como primera medida, la red social falló a su favor y decidió suspender temporalmente el perfil desde donde salió los agravios para ella. Incluso Salazar llegó a denunciar un complot con ella y apuntó a Martín Redrado, aunque no lo nombró. La modelo escribió un descargo al enterarse la novedad que la favorecía.

"Twitter suspendió temporalmente la cuenta que publicó barbaridades ofensivas sobre Matilda hasta que borrara el tuit. Twitter admite que lo que se decía violentaba y lastimaba los derechos de la menor", expresó. Además, agregó: "Lección también para los portales que replicaron algo tan desagradable". 

Buenas noticias para Luciana Salazar y su hija Matilda.