Mientras Wanda Nara estaba en Argentina sola con su hijo Valentino, Mauro Icardi, desde Milán, la dejó de seguir en Instagram y se desató una tormenta. La blonda se sacó el apellido de casada en las redes y comenzaron los rumores de una crisis de pareja.

Pero una vez de vuelta en Italia, las aguas se calmaron y la pareja mostró la estabilidad de siempre e incluso bromearon con el confuso episodio.

Wanda compartió una imagen muy sensual y debajo escribió "sólo para mis seguidores", dejando excluido a su marido de la publicación.

Este lunes, el futbolista del Inter publicó una historia de Instagram con una captura de pantalla al perfil de su mujer en donde se veía que aún no la seguía. "¿La sigo también?", consultó el deportista y dejó que sus seguidores voten.