Durante la ceremonia de entrega de los premios Martín Fierro de Cable, el periodista Tomás Dente entró tarde al salón principal del Hotel Panamericano, luego de realizar varias notas para los diferentes medios en los que trabaja, y por eso no le sirvieron su comida.

Al observar otras vajillas con alimentos en una mesa vecina, Dente se levantó y tomó uno de esos platos, pero para su hambre y mala fortuna, una camarera lo detuvo.