Jonathan Fabbro está detenido en México por presunto abuso a dos menores de edad, una de ellas su sobrina y ahijada.

En medio del escándalo, Larissa Riquelme, su mujer, salió a bancarlo y apuntó contra la menor de edad. "Hace muchos años tuve una conversación con una persona, con una menor", explicó, en referencia a ahijada del futbolista, "Me habló de un romance que tenía con una persona, que estaba enamorada, que quería tener hijos. Tenía siete o ocho años. Como un año o dos (más tarde), ella seguía supuestamente enamorada de una persona, inventando una fantasía en la cabeza de que tenía una relación".

"Yo la había inducido a ella de que eso estaba mal, que uno no puede enamorarse de una persona, que no puede tener hijos con un tío, padrino, sobrino, papá, que eso no existe, que eso no se puede. Y me decía que sí, me decía que supuestamente le pidió para ser su novia, que se besa…". Había asegurado la modelo semanas atrás en comunicación con "Nosotros a la Mañana".

Según Larissa, tras haber mantenido estas conversaciones con la nena, decidió consultarlo a Fabbro: "Cuando hablé con la persona con la que supuestamente le había pedido para ser el novio, que la había besado, que le había hecho eso, me dijo que estaba loca, que eso es mentira".

El domingo por la noche, la modelo publicó una profunda reflexión en su cuenta de Instagram cargada de indirectas. "¿Saben cuál es la ironía de la vida? Tener prisa para crecer y después suspirar por la infancia perdida. Perder la salud para ganar dinero y después perder dinero para recuperar la salud. Pensar ansiosamente en el futuro y olvidar el presente y aún así no vivir ni el presente ni el futuro. Es vivir como si nunca fuésemos morir y morir sin haber vivido. La vida está hecha de contradicciones. La palabra vida tiene una letra V, el resto es ida… Por eso disfruta el presente y de la compañía de quien te hace feliz. Feliz año para todos….#2018. Dios tiene grandes cosas para este año".