El domingo pasado decenas de personas se reunieron en Recoleta para bailar. En la calle Arenales, entre Juncal y Talcahuano, los vecinos se juntaron para ver en el balcón al DJ Pato Zambrano, quien pasaba música y la transmitía en un vivo de Instagram.

Sin embargo, la escena indignó a miles de ciudadanos que respetan la cuarentena obligatoria y lo dieron a conocer a través de sus redes sociales. Uno de ellos fue Migue Granados, quien se mostró furioso en su cuenta de Twitter. 

"Lo peor de todo es que estos imbéciles nos ocupan las camas después (de las clínicas y hospitales). Estúpidos", manifestó.

"Me la secan los que me dicen que mi enojo es selectivo porque son de Recoleta. Mi enojo es con la gente que está pelotudeando en la vereda. En la Matanza o en Puerto Madero. No me enoja que sean de Recoleta, ¡amo Recoleta! Me molesta y me da envidia no poder hacerlo por colaborar con el sistema sanitario", sostuvo el humorista en otro tuit. 

"De hecho, en mi próxima vida voy a ser una viuda nazi de Recoleta", concluyó. 

Por su parte, el DJ explicó lo sucedido e hizo un mea culpa: "Lo que pasó no está bueno. Jamás se nos ocurrió hacer algo intencionalmente malo. ¿Salió mal hoy? Sí. Vamos a seguir trabajando para seguir mejorando y metiendo buena onda".