Kim Kardashian es la mayor de su familia y, gracias a sus pronunciadas curvas logró llegar a la fama, al igual que sus hermanas.

Con 37 años, la mediática sigue siendo dueña de una figura de infarto, y le gusta hacer alarde de ello. La diosa posó en la cama, usando sólo una diminuta bombacha blanca.

La publicación enloqueció a sus fans que no escatimaron en halagos y piropos subidos de tono.