Kim Kardashian desafió las reglas de censura de Instagram y publicó seis imágenes muy subidas de tono. Para que la red social no le eliminé la publicación, la mediática se esfumó los pezones y enloqueció a todos sus seguidores.

Con sus pronunciadas curvas y un sensual topless, la mujer de  Kanye West recordó que a sus 37 años sigue siendo capaz de todo.