Dalma Maradona se casó y en su fiesta no estuvo uno de las personas más importantes de su vida: su papá Diego. Aunque él había prometido que estaría, el ex astro del fútbol optó por quedarse en Dubai a dirigir un partido en lugar de llevar a su hija al altar.

En medio de las críticas por su decisión, Diego rompió el silencio un día después de la gran fiesta de Dalma en una estancia de Pilar.

En sus redes sociales, el "Diez" se refirió indirectamente a su polémica faltazo. "Para los que me piden que solamente hable de fútbol, les cuento que ayer ganamos un partido CRUCIAL para conseguir el ascenso a Primera División. Un día antes habían ganado el Baniyas y el Kalba, y nosotros quedábamos terceros en la tabla, con un partido menos. Así que ayer teníamos la obligación de ganar, porque sólo clasifican los dos primeros. Y ustedes saben cómo son las últimas fechas de un campeonato, aparecen las "valijas" por todos lados, y aquí no es muy distinto al resto del mundo. Acá la incentivación económica es igual que en todas partes. Pero con Luis Islas hablamos con los jugadores en la semana, les dijimos cómo son las cosas, y en el segundo tiempo jugaron un partidazo", comenzó.

 
" Les puedo asegurar que hacía tiempo que no veía jugar tan bien a un equipo, y atacar de este modo. Esto es mérito de los jugadores, pero también hay un trabajo nuestro muy grande, detrás. Estoy muy contento, a pesar del sacrificio, seguimos enfocados en nuestro objetivo. Les mando un saludo a todos, les deseo felices pascuas, y quiero decirles que yo puse el cuerpo y el corazón jugando para la selección argentina. Les mando un beso!", completó Diego el texto.