Flavio Mendoza compartió en Instagram la imagen de Jonathan Hidalgo, uno de sus bailarines, con la cara destrozada a golpes y denunció que el hecho se dio dentro del reconocido boliche INK ante la mirada del personal de seguridad que "no hizo nada".

"Así lo dejaron a uno de mis bailarines, por defender a una mujer que estaba siendo maltratada", inició el productor teatral. Luego continuó: "Es una vergüenza. Basta de tener miedo y no denunciar estas cosas. No voy a parar hasta que no aparezcan los culpables".

Finalmente expresó: "Espero que esto lo levanten de todos lados, se haga público y no vuelva a pasar. Piensen que podrían ser ustedes". ¡Mirá!