@daro_perez

Con tanta trayectoria en sus espaldas, 25 discos editados y decenas de hits que conocen todos los argentinos, Los Nocheros es uno de los grupos de folclore más importantes del país. Por ello, en charla con DiarioShow, Mario Teruel hace un repaso de una carrera en la que, asegura, “no hay nada dado. Lo único que sabía desde el comienzo es que nunca iba a dejar de cantar. Nosotros nos hicimos artistas cuando menos lo pensábamos, porque no hemos hecho nada para triunfar, no grabamos discos para hacernos famosos. Lo que nos ha pasado nos encontró cantando, es lo único que queremos hacer, cantar para que nos pasen cosas. Por suerte la vida nos sigue premiando, la gente nos sigue dando bola”.

Hubo dos momentos clave en la vida profesional de los salteños, situaciones en las que se especuló con una posible separación. La primera vez fue cuando Jorge Rojas decidió comenzar una carrera como solista, y luego, cuando Kike Teruel se mudó a España.

Según Mario, “en todos los casos, la consigna siempre fue seguir cantando, no parar. Nunca pensamos en separarnos. Hemos tenido propuestas de parar un poco, cuando se fue Kike, íbamos a quedarnos, como quien dice, ‘rascándonos el higo’ por un año. Pero resulta que el Álvaro me dijo que no estaba para parar. El negro Rubén también, entonces pensamos que sería piola armar un disco y hacer shows. Era duda de mucha gente saber si seguíamos, pero nosotros le dijimos que nos avise si tenía la idea de no volver, así que estábamos seguros”.

Cuando Jorge decidió abandonar la formación, tampoco tuvieron incertidumbre, y todo se dio naturalmente. A pesar de que, por lógica, podría pensarse que la propuesta de incorporar a Álvaro fue de su padre, Mario confiesa que “ yo no lo tenía como cantor, más que lo que veía en guitarreadas. Pero Kike lo tenía un poco más, y Valeria Lynch le dijo que le prestaran atención porque le veían potencial. A nadie se le cruzaba por la cabeza que podía tomar el lugar que Rojitas dejaba. Cuando me dicen la idea, al principio no quería saber nada, porque lo veía muy joven, tenía 18 años, y me preocupaba más que fuese una picadora de carne la comparación con Jorge Rojas. Pero decidimos que le íbamos a dar la oportunidad y fuimos despacio, para acomodarlo de una manera natural, que sea así, como hemos cantado siempre, de puro gusto. El grupo tomó una carrera nuevamente, porque se comienza una nueva etapa, las mismas canciones no me resultaba lo mismo cantarlas con Jorge que con mi hijo, pero con el tiempo se renovó el repertorio. Comenzamos a cantar canciones que iban más con el color del Álvaro, no sólo por su voz, sino por su edad, era difícil encontrar una canción que a los tres más viejos nos diga lo mismo que al Álvaro”.

En la actualidad están presentando su nuevo corte, “El pim pim”, que lleva el nombre de una danza nativa de los aborígenes del chaco salteño. “Estamos muy contentos con el resultado del video, hacerlo en Salta, cerca del dique Cabra Corral. Era ideal el lugar porque era muy bella, y obviamente había que llevar mujeres muy bellas, si queríamos que fuera una fiesta. Álvaro convocó a las modelos que salen en el clip. Pero es una cuestión netamente profesional, porque ¡estaban todas buenas che!”. Aunque daría la sensación de que el padre no quiso hacerse cargo de nada y por ello manda al frente a su hijo, concluye aclarando: “Álvaro acapara la atención de las jóvenes, pero las más maduras vienen por los tres más viejos. Siempre digo que ‘no hay por qué matar al abuelo para que viva el nieto’, hay espacio para todos”.