@perez_daro

Luego de dos jornadas plagadas de música, el Cosquín Rock cerró el domingo por la noche su 18ª edición, donde los miles de familias y amigos que viajaron hasta la ciudad cordobesa, para disfrutar de sus bandas favoritas, fueron los verdaderos protagonistas. Intentando esquivarle a un clima inestable, que ponía en peligro muchos de los shows del fin de semana en que se desarrolló el festival, una memorable lista de artistas se presentó en los seis escenarios del evento, donde se podía disfrutar de una variada paleta de géneros musicales, en donde el rock primaba, pero no excluía.

Este tipo de celebraciones, que congregan tanta cantidad de personas y exigen una organización extremadamente precisa, siempre traen consigo sus contrastes, entre la felicidad del público y los inconvenientes que puedan surgir en el momento. Uno de ellos, fue un trágico episodio que opacó la madrugada del domingo, cuando el micro en donde viajaba el cantante de reggae Don Carlos, que se había presentado el día anterior en el Cosquín, volcó en la ruta 9, mientras volvía de Córdoba.

Aunque cinco de los pasajeros que viajaban en el colectivo debieron ser hospitalizados, ninguno sufrió heridas graves y están fuera de peligro. Otra vicisitud que preocupó a los organizadores fue la tempestuosa lluvia, ya que mientras el grupo Las Pastillas del Abuelo se encargaba de cerrar la primera fecha en el escenario principal, el diluvio y el viento obligaron a la banda a terminar su recital de forma prematura, sin llegar a tocar su lista de temas completa.

A pesar del mal tiempo, antes de ellos Skay Beilinson, ex guitarrista de Los Redondos, había hecho “poguear” a todos con los éxitos más grandes de su carrera como “Oda a la sin nombre” y “Jijijí”; y previo a él, Andrés Ciro subió al escenario con sus Persas, para repasar los clásicos de Los Piojos e interpretar algunas canciones de su etapa como solista.

El domingo, la potencia de las composiciones de René Pérez, líder de "Residente", y la intensidad tan festiva como sentimental de La Vela Puerca, fueron algunas de las figuras estelares que hicieron vibrar los miles de corazones de la gente presente, que no paró de cantar y bailar por un solo segundo.