La letra de la canción “El viejo”, uno de los hits más grandes de toda la discografía de La Vela Puerca, lleva en cierto momento a SebastiánEl EnanoTeysera a cantar “viejo divino ¿dónde vas? Yo sé muy bien que no querés mirar atrás”.

Sin embargo, cuando la banda uruguaya cumplió 20 años y se dispuso a grabar su tercer cddvd en vivo llamado “Festejar para sobrevivir”, la revisión musical de toda su trayectoria se convirtió en una tarea casi inevitable. La excusa del aniversario llevó al grupo a encontrarse con un pasado de búsqueda e inexperiencia, pero también trabajo duro y perseverancia.

“Nosotros consideramos que fuimos carne de cañón. Fuimos los primeros en cruzar el charco. Sin saber tocar mucho, íbamos para adelante y nos mandamos. Antes que estar en una oficina, cualquier cosa (ríe). No existía una banda uruguaya que girara por el mundo y nosotros sabíamos que queríamos vivir de la música, y para eso tenés que salir de gira”, rememora Teysera, uno de los dos cantantes que tiene la banda (“El Cebolla” Cebreiro completa el dúo), casi recostado en una silla, durante la presentación del recital grabado en el Velódromo municipal de Montevideo, el 19 de noviembre de 2016.

Pero la posición que les otorga el reconocimiento de pares y de un enorme público que los sigue desde sus primeros años hasta hoy está aplacado debido a un interés personal de sus integrantes de no verse vencidos por lo que “El Enano” llama “una lucha constante contra el ego”: “Esto sigue costando. Arrancamos bien de abajo y nos mantenemos, pero siempre hay que seguir remándola. El objetivo fue siempre hacer lo que nos gustaba entre amigos, y ese norte nunca lo perdimos. Además, si a alguno se le sube el ego, te pegan cuatro cachetazos. Somos todos amigos acá y lo tenemos muy en claro: preferimos matar a La Vela Puerca antes que dejar de ser amigos”.

Todos los integrantes de La Vela, como se los conoce, comparten una claridad notable respecto de lo que quieren para la banda, y a pesar de lo que indica el consumo de música actual, la producción analógica sigue siendo un valor que defienden con uñas y dientes: “Hay que adaptarse, pero nuestra generación quedó en el limbo entre lo análogo y digital, y yo soy más defensor de lo análogo. Me gustan las cámaras de foto con rollo, los vinilos. Soy romántico. Los discos son como hijos, imaginate que tenés un hijo que no podés tocar”, explica el cantante y compositor de la mayoría de los temas de la banda. La Vela aún no tienen fechas confirmadas para su vuelta al país, pero si sus miembros practican la misma determinación que profesan, su camino seguirá seguro a paso firme y fiel a su esencia.