Vitico fue, es y será el gran bajista del hard rock en nuestro país. Miembro fundador de Riff, hoy, a sus 69 años sigue vigente con su banda Viticus, en la que toca con chicos “a los que les llevo 25 años”, según afirma en charla con DiarioShow.com. “Fue un buen año, rico en novedades, con disco nuevo, ‘Equilibrio’, con el cual me siento muy bien, porque siempre digo que un disco tiene que ser mejor que el anterior. Un artista tiene que ir mejorando, y dar lo mejor, entonces presentar temas nuevos a la gente, quiere decir que seguimos en carrera, nos ocupamos. Este es el mejor momento de la banda con la mejor formación y con más madurez, que viene de parte mía. En Viticus a todos les llevo 25 años de diferencia. La experiencia mía con las ganas de ellos y la frescura de la juventud es una muy buena combinación”.

El músico realiza el balance de 2017 antes de su último show del año, el sábado 23 a las 20 en Niceto Club.

Desde hace años existe una discusión por la falta de ídolos actuales en el rock. Con tanta cercanía con Pappo durante tantos años, Vitico explica que “existen muchos chicos que siguen haciendo lo que nosotros empezamos hace mucho tiempo. Pero no van a aparecer otros como Papo o Charly García. buscar un ídolo es resultado de las religiones monoteístas. Pero esos no llegan a ser ídolos sin todos los que lo acompañan. Tanto músicos, managers, plomos, técnicos. Ellos lucharon de otras épocas y eso los hizo ídolos. Pero buscar una persona que salve todo es bastante argentino. Yo creo en los equipos. Yo no podría seguir adelante sin mis compañeros de banda y toda la gente del equipo. Pappo era un coloso, alguien de un talento y brutalidad fuerte y por eso se destacó, pero no está bueno buscar en otros a esa gente única”.

También existe el debate del virtuosismo dentro del género, algo que genera varias veces competencias. A este cuestionamiento, el bajista declara que “lo de ser mejor músico es relativo. El rock hace mucho tomo una carrera solemne en el sentido de ver quien toca mejor. Es una actitud que puede ser correcta para el jazz, donde se va a ver a virtuosos. Pero la música popular no es para virtuosos. El rock no es meter muchas notas e impresionar, mostrar lo bien que tocás en el rock es egoísta. Lo importante es movilizar a la gente, que le den ganas de mover el pie, de entusiasmarse. Ver una buena banda hace que estés toda la semana contento. Y el objetivo con Viticus es que la gente se vaya mejor que lo que vino al show. Ser virtuoso es en realidad gimnasia. Lo importante es alegrar a la gente”.