Desde su nacimiento musical, Pedro y Pablo rompieron estructuras. Era 1968 cuando Jorge Durietz y Miguel Cantilo se convirtieron en los primeros artistas en hacer folk rock en nuestro país. Más allá de lo musical, líricamente también sorprendían con sus canciones de protesta.

Pasaron casi 50 años de esos inicios y hoy, tras varios años sin editar canciones en conjunto, presentan su nuevo disco, "Unidos por el cantar". En charla con DiarioShow.com, el dúo, que se presentará el 3 de noviembre en el CCK, habló de este lanzamiento, su historia y su visión crítica de la vida.

Miguel cuenta sobre el álbum: "Al nuevo sonido lo fuimos encontrando juntos. En algunas canciones apelamos a los arreglos instrumentales. La búsqueda de una identidad continental al grupo de canciones, se escuchan muchas cosas latinas, caribeñas y rioplatenses, ritmos con los que ya habíamos jugado en muchas producciones anteriores. Nuestra idea siempre fue aproximarnos a esa búsqueda que ahora está más redondeada, gracias a los elementos que tenemos para grabar y producir nosotros mismos".

Si bien Pedro y Pablo son sinónimo de clásico, siempre crearon música que evitaba lo tradicional e iba un paso adelante. Jorge explica al respecto que "en una canción de nuestro primer disco cantábamos ‘Yo vivo en una ciudad que tiene un puerto en la puerta, y una expresión boquiabierta para lo que es novedad’. Siempre salirse de cualquier esquema tiene un peligro. Padecimos las consecuencias en los 70, nos quedamos sin trabajo por la prohibición de algunos temas que habíamos grabado. Estábamos en una lista negra en las radios, no podían pasar temas nuestros. Eso nos privaba de la posibilidad de trabajar, porque la gente no terminaba de conocer lo que estabas haciendo".

"Tenemos muchas canciones que relatan eventos que están en los diarios. Hasta ayer, resonaba la canción que tenemos de los desaparecidos, hoy apareció tristemente Santiago. La marcha de la bronca la toman como parte representativa de todas las marchas, porque obviamente es una queja ante algo que no te gusta", afirma Jorge, reflexionando sobre la repetición de ciclos históricos.

Cantilo agrega que "no estamos en una actitud de protesta como antes, cuando se creía que con la canción de protesta se podía modificar la situación o la visión del público. Hoy entendimos que la protesta como actitud tiene alcances limitados, por eso la propuesta es la búsqueda, es el retrato de lo real y una toma de conciencia".