Por Martín Pérez

@perez_daro

Tiresias. Uno de los principales nombres de la mitología griega. Un oráculo con mucho poder, no sólo de sabiduría, sino también con el don de adivinar el futuro. Si bien la relación entre la ausencia de la vista y la preponderancia de otras cuestiones psíquicas no tienen aval científico, en Tiresias, como en otros sabios, todo parece estar relacionado. Quitándonos el tabú de hablar sobre su ceguera, Nahuel Pennisi, quien presenta su nuevo disco, “Feliz”, charló con DiarioShow.com sobre cómo le afecta el hecho de no ver, en su arte y su vida en general.

Su sueño de tocar música comenzó desde que recibió una guitarra que apoyaron sobre su cama. Allí comenzó, autodidacta, a descubrir acordes y construir su mundo. Pero el sueño trascendental, de compartir esa música, Pennisi cuenta que “empezó cuando tocaba en la calle.

"Conocí a un amigo que quería que lo acompañe a tocar en la peatonal, y me emocionó mucho el contacto directo con la gente. Me sigue emocionado. Obviamente que un músico tiene mucho para decir si ama la música", confesó el artista.

Talento puro.

 

Luego agregó: "Empecé a tocar pensando siempre en la música, no tanto en el trabajo, si bien en un momento comenzó a serlo. La calle me dio un discernimiento más profundo de lo que quería de mi vida. El camino lo elegí bien. La calle me ha dado mucho y extraño tocar ahí. Me gusta el contacto directo, que te vayan a mirar. Hacer música para alguien que no puede pagar una entrada. No hace falta que te deje dinero, que te escuche ya alcanza. Esa sensación de que los artistas callejeros acompañamos diariamente a la gente es muy fuerte. Para la gente que va pensando en otras cosas, con una rutina, estresado en medio de su trabajo, encontrarse con música hace que lo transportes a otro mundo”

Nahuel, que el 12 de octubre presentará su nuevo álbum en el teatro Opera, es un gran artista, al que cada vez más gente descubre. Su talento, según muchos indican, tiene que ver con algo intangible. El cantautor explica que “el alma termina saliendo por todo el cuerpo. Y pienso que en mis manos y en mi voz también está mi alma, porque siento que es lo que me rodea y le da sentido a todo”. Por ser ciego desde que nació, Nahuel nunca sintió que la vista sea un sentido que necesite: “Cambiaría mucho el poder ver. Para mí, porque es un mundo nuevo por descubrir. No lo necesité hasta hoy porque descubro el mundo a través de otras cosas. Mi ceguera permite otro tipo de relación con la gente, otros gestos, otro desenvolvimiento, es menos curiosidad". 

"En mi caso sería más difícil hacer música por la distracción. Yo creo que lo visual te distrae mucho. Me jugaría en contra. Operarme no está dentro de mis prioridades, estoy bien así. Pero en un futuro, tener un hijo, una familia, quizás cambiaría las cosas, un hijo es un hijo y te modifica la vida y las ideas. No es algo que tenga en mente aún, pero uno debe estar abierto a todos los cambios a su alrededor”, agregó.