“Quiero escuchar sus dulces voces y ver sus sonrisas”, dijo James Blunt ante las cinco mil personas que estaban sentadas en el Luna Park, emocionadas por la tercera visita del cantante a la Argentina. Esta vez, fue en el marco de la presentación de su último disco, The Afterlove, que cuenta con las colaboraciones de artistas como Ed Sheeran, Ryan Tedder y Robin Schulz.

Blunt, vestido con una remera negra estampada, chupines súper ajustados y con la compañía de una variedad de guitarras, hasta un ukelele, dio un show plagado de romanticismo y emoción. Comenzó la noche con “Heart to Heart”, de su álbum “Moon Landing”, para luego hacer un repaso por todos los éxitos de su carrera.

El cantante buscó la complicidad de su público contándole que a lo largo de su tour había tocado en varias ciudades de Estados Unidos cantando una canción que le dedicó a Donald Trump. “Pero no se lo cuenten a los estadounidenses”, expresó. Acto seguido, cantó “Someone Singing Along”, con el acompañamiento de imágenes que reflejaban la situación en Siria, país víctima de bombardeos permanentes.

Los visuales, que se reflejaban en una pantalla gigante, fueron la otra estrella de la noche: además de los videos sobre la guerra, el público pudo disfrutar de sketches con temática romántica, trenes que recorren el campo, subterráneos y efectos de colores.

Blunt, quien el día anterior festejó su cumpleaños 44 rodeado de su familia en Uruguay, incitaba al público a que se parara, aplaudiera y cantara junto a él todo su repertorio. Cuando llegó el turno de cantar el tema que lo llevó a la fama, “You’re Beautiful”, dejó que los asistentes corearan todo el estribillo mientras él sólo tocaba su guitarra.

Además, durante el encore, pidió que encendieran los flashes de los teléfonos celulares para acompañarlo en “Don’t Give Me Those Eyes”“Ustedes serán mi luz”, explicó. Pero no solo fueron baladas en este show, que duró aproximadamente una hora y media sino que también hubo espacio para su más reciente hit, “OK”, que realizó en colaboración con el productor Robin Schulz.

El cantante seguirá su gira por Córdoba, en el teatro Quality, luego Chile y más adelante Brasil, aunque, según sus declaraciones recientes a DiarioShow.com, Argentina es su lugar predilecto: “No miento cuando digo que Buenos Aires es mi lugar favorito. Las veces que fui me pareció fantástica. Cuando terminé mi tour anterior por Sudamérica me quedé en Buenos Aires, por vacaciones”.