@tomasdv55

"Soy lo que canto”, el título del séptimo disco del folclorista Lázaro Caballero hace honor a su vasta trayectoria, pues el cantante y multiinstrumentista practica en su propia vida el sentimiento profundo que se desata cuando está arriba del escenario.

“Este disco es como un hijo. Tardé mucho en terminar de grabarlo, y en ese momento me había consagrado en Cosquín, nos empezaron a llevar a muchos festivales y por ese motivo no pude venir a presentarlo a Buenos Aires. Este regreso es algo que les debía a mis seguidores de la ciudad”, cuenta Caballero sobre el viaje que lo saca de su querido norte argentino y lo trae a la bulliciosa city porteña.

Este talentoso intérprete oriundo de Formosa es un aficionado de las tareas vinculadas al campo y amante de la tradición que trae consigo el género. No obstante, Lázaro prefiere ponderar la música por sobre el conservadurismo que algunos pueden vincular con el clásico ritmo: “Yo respeto toda la música, y gracias a la fusión y la cruza, el folclore crece y se renueva. Yo toco la música que a mí me gusta, la música chaqueña, pero agregarle batería, bajo o violín distorsionados es una mezcla que bien hecha puede hacer progresar a la música”.

En ese sentido, el artista reconoce “el valor que existe en la cercanía que algunos artistas más populares le han otorgado al ritmo en los últimos tiempos”.

Con presentaciones este viernes en la Peña de Los Cardones y el próximo domingo en la Feria de Mataderos, Caballero contagiará al público con el entusiasmo y emotividad que transmite su voz, esperando volver pronto a Buenos Aires, ya con otro disco