@perez_daro

En un mundo en el que hay violencia por todos lados, ser un romántico es también ser valiente, porque los artistas que le cantan al amor parecen ser un refugio ante tanta maldad. DiarioShow.com habló con Pablo Alborán, uno de los bastiones españoles que llevan adelante la difícil tarea de cantarles a los buenos sentimientos por todo el mundo.

El mensaje siempre debe ser positivo, no hay que hablar de la falta de amor. Me gusta centrarme en la parte positiva que existe en el mundo, hay gente que sigue creyendo en la paz, el amor, el buen rollo y la buena vibra, y en generar eso. Exponer ese mensaje genera más mensajes así. Yo hablo de sentimientos, y en los sentimientos no hay sólo amor, uno sabe que no todo es color de rosa, pero, en el mundo en que vivimos, hablar de amor hace falta”.

 

Muchos cantantes románticos en los últimos tiempos encontraron el éxito corriéndose hacia la música urbana. Al respecto, además de mantenerse en un optimismo genuino, Alborán rescata que “cuando haces música, tienes que mostrar lo que quieres, no por moda hay que hacer algo. Porque todos hagan reggaetón no tienes que hacerlo. Pero es cierto que, con un éxito rotundo, lo que también hace es que en los conciertos pueda exponer todo lo que llevo haciendo estos años. Hace poco recibí una propuesta de algo que no era malo, pero si se hacía era por una cuestión monetaria y decidí no hacerlo. No podemos evitar estar metidos en estos números, por mucho que lo odiemos, desde el momento en el que decides vender tu música entras en un mercado”.

El artista se presentará el 14 y 15 de abril en el Luna Park, y a una semana de su reencuentro con el público de Buenos Aires, exclama que “me vuelve loco Argentina, porque siento que comes que te mueres, me cuidan muy bien a nivel gastronómico por suerte, porque a mí se me gana por la comida. También me encanta su cultura, el cine, la música, la gente, la calle, tengo muchos amigos argentinos, y tienen unas expresiones que copio muchísimo. Hay una que dice ‘te falta un jugador’. Y el público es maravilloso, es honesto, respetuoso y pasional que se entrega”.