@perez_daro

Ligia Piro es una de las grandes intérpretes de jazz en nuestro país. Hija de Susana Rinaldi y Osvaldo Piro, la cantante vive gracias a la música, aunque eso no signifi que que viva de la música.

En charla con DiarioShow.com, la artista declara que “lo que hago tiene un público más selecto si se quiere. ¡Pero es bello! Las canciones, las músicas, para mí se caracterizan por el buen gusto. Los músicos que la ejecutan suelen ser de una gran calidad y un talento impresionante. Entonces, a pesar de no ser parte de lo masivo, es para todo el mundo, es música que es disfrutable para todas las edades y supera las épocas”.

Piro acaba de editar “Love”, un álbum de standars de jazz, rythm and blues y hasta pop de los años 60. Si bien este disco significó su regreso al estudio tras diez años de no hacer grabaciones dentro del género que la hizo conocida, declara que “necesito ir de un lugar a otro, porque la curiosidad es parte del artista, es algo necesario que te lleva a otras áreas. Si no grabás es lo mismo que si no te presentás en vivo, dejás de existir. Salís del oído y la visión de la gente, que es lo que te da de vivir. El arte es así, necesita del espectador. Y más allá de lo que la gente pida, yo no quiero pasar por esta vida sin hacer lo que tenga ganas. Insisto en cosas de calidad, música de buen gusto”.

Hablando de buen gusto, es evidente que para Ligia, que presentará sus temas el 16 de junio en el Teatro Coliseo de la ciudad de Buenos Aires, existe música de mal gusto. “El reggaeton, de arriba a abajo es de mal gusto, es una cosa espantosa. No veo el momento en que alguien se dé cuenta que eso no puede seguir así. Igualmente, mientras exista la contrapropuesta, está todo bien. Es un delgado equilibrio y acá estamos haciendo fuerza del otro lado. El día que eso se rompa vamos a tener un problema”.