La respuesta del público ante el regreso de Charly García a un escenario porteño importante estuvo a la altura del evento: en media hora se agotaron los tickets para su show en el Coliseo, anoche. Lejos de aquellas épocas “tan rockeras” en que uno nunca sabía a qué hora saldría a escena el bicolor, un prolijo García apareció frente a su piano apenas pasados unos minutos de las 19.30, tal el horario anunciado.

Un rato antes, el hall del teatro se pobló de fans, varios muy famosos, como el incondicional Palito Ortega y su esposa Evangelina Salazar, Fito Páez, de la mano de su hija Margarita y su novia, María Eugenia Kolodziej; Rocco Posca; el empresario musical José Palazzo, productor de esta vuelta, y Andrea Rincón, entre otros. Nadie quería perderse la presentación de “La torre de Tesla”, su nuevo concepto artístico que guiará su producción de ahora en más. Antes de este show poco se sabía sobre el flamante leit motiv del cantante, pero ya desde lo estético se vio sobre el escenario una imponente torre eléctrica bajo la cual Charly desplegó su magia. “Instituciones”, de Sui Generis, abrió el juego en medio de una ovación, pero fue luego el mítico “Cerca de la revolución” el tema que generó la locura de todos.

Hubo canciones de su último disco “Random”, como “Lluvia”, “La máquina de ser feliz” y “Primavera”. La banda que lo acompañó fue la habitual: el Zorrito Von Quintiero en los teclados, Rosario Ortega en los coros, y los chilenos Kiuge Hayashida en guitarra eléctrica y Toño Silva en batería. Fabiana Cantilo, amiga del alma, fue parte del recital. La última vez que García salió a escena fue hace un par de semanas, en el parador Medio y Medio, en Punta Ballena, donde tocó juntó al Zorrito, y Julieta y Rubén Rada, entre otros. Este recital fue casi sorpresa, anunciado hace días por Palazzo: “Lo hicimos así porque Charly lo pidió. Le gustó el teatro y le dimos para adelante”, contó entonces. El empresario además ya dejó entrever que se vienen nuevas funciones.

 

 

 

 

 

García en el coliseo

Una publicación compartida de Jose Palazzo (@jose.palazzo) el