El club donde debía realizarse el frustrado recital de Viejas Locas, cuya suspensión provocada por la ausencia del cantante Pity Álvarez generó graves incidentes, no estaba habilitado ni contaba con la documentación necesaria para organizar un show de esas características.

Esta nueva irregularidad fue confirmada hoy por el director de Bromatología y Control Ambiental de la municipalidad capitalina, Oscar Gramajo.

El funcionario confirmó que ese organismo clausuró las instalaciones del club Argentinos del Norte para la realización de recitales y los dirigentes de la entidad "nunca se presentaron para levantar la medida". 

El recital de Viejas Locas, que debía realizarse el sábado por la noche, se suspendió a raíz de los incidentes que se generaron por la demora en arribar a la provincia de su cantante Pity Álvarez. 

 

Miles de fanáticos llegaron a Tucumán desde diferentes puntos del país para ver el regreso de la reconocida banda a los escenarios después de dos años pero sus deseos resultaron frustrados
El recital debía comenzar a las 23 del sábado pero el cantante apareció a las 5 de la mañana del domingo para intentar calmar los ánimos de sus seguidores que estaban molestos por la larga espera.

Sin embargo, el efecto fue todo lo contrario ya que desató la furia de los presentes y algunos prendieron fuego a los elementos de sonido causando importantes pérdidas económicas que, según los organizadores, superarían los 35.000 dólares.

Fuentes judiciales consultadas esta mañana aseguraron que hasta el momento no hubo ninguna denuncia formal realizada por los organizadores a raíz de los daños sufridos por los equipos de sonidos y tampoco hubo detenidos durante los incidentes.

Aunque los organizadores no dieron a conocer un informe oficial sobre lo sucedido, algunas versiones indican que hubo diferencias económicas entre la productora y Álvarez.

En un primer momento el cantante decidió no viajar a Tucumán pero finalmente se trasladó desde Buenos Aires en un vuelo privado y por eso se produjo su demora.

Mientras los frustrados espectadores esperan noticias para saber si se les devolverá el importe abonado por las entradas -costaban $700-, hoy se conoció que la realización del recital no estaba autorizado por los organismos municipales.

Gramajo explicó que personalmente se presentó el viernes al club Argentinos del Norte, ubicado frente al parque 9 de Julio, en la capital tucumana, para notificar a los dirigentes que no se podía realizar el recital.

"El club fue clausurado el 24 de marzo porque se hizo otro recital sin cumplir con los requisitos exigidos y desde ese momento estamos esperando que alguien se acerque para gestionar el levantamiento de la clausura", remarcó el funcionario esta mañana.

Según Gramajo, el sábado por la noche volvió a presentarse en el lugar y que decidió no clausurar las instalaciones porque "ya había mucha gente en el lugar y temíamos que se produjeran graves incidentes si se tomaba una decisión de ese tipo".