Con 22 años de trayectoria, Nonpalidece es palabra autorizada para hablar sobre reggae y música en general. Sin embargo, su cantante Néstor Ramljak explica a DiarioShow.com que “muchas veces nos hacemos mucho rollo para algo que es más simple, la música es música, es una sola, y hay lugar para todos”.

Pero el cantante explica que a veces se complica por motivos ajenos: “Siempre la idea es compartir. Pero hacer un concierto se torna difícil, principalmente por lo externo. Vos querés tocar y la gente quiere escuchar música. Pero para que eso suceda, tiene que haber mil permisos y autorizaciones, que está bien que estén porque tenemos que cuidarnos, pero a veces ponen palos en la rueda. Se complica porque legislan para el or...! No puede ser que no haya salas, que no se le dé espacio a la música. Algo que debería estar más claro es que donde hay cultura, hay paz. Ya parece como determinado que todo tiene que ser de manos de privado o llevado por alguna bandera, y es importante que tengamos oportunidades. En la música como en la vida en general. Les gusta tener o generar ese terror de que algo nos va a pasar”.

Un estigma Ramljak indica que aunque es uno de los géneros más populares, el problema parece ser con el rock: “Con el folclore, el pop y otros estilos no pasa esto de prohibir o parar los shows. Es con el rock. Nonpalidece toca para más gente y quizás si conseguimos espacios aunque se nos hace difícil, pero el problema es que no vamos a tener underground, ni bandas nuevas, porque las bandas no arrancan tocando para 500 personas, y si no sos músico para tocar, ¿para qué?".

Nonpalidece cerrará esta noche el Festival Nuestro, que se realizará desde el mediodía en Tecnópolis. Con propuestas musicales desde el rock, al reggae, el folclore y el hip hop, el evento también incluirá stand up, talleres de inclusión, teatro de improvisación; muestras artísticas y un gran patio gastronómico.