Son una de las bandas más importantes de reggae de Latinoamérica, y guardan una relación muy especial. Tanto cariño tiene Cultura Profética en nuestro país que tras años y años de venir a dar conciertos, incluso grabaron un DVD en el Luna Park en una de sus visitas. “La gente es muy educada en lo musical y muy respetuosa en este país”, dice hablando del público local el pianista Juanqui Sulsona en charla con Diarioshow.com.

A pocas horas de subirse al escenario de GEBA, el viernes a las 21 con sus compañeros boricuas, la declaración sorprende porque suele escucharse que somos pasionales y ruidosos a la hora de ir a conciertos. Sin embargo, el afecto de “Cultura...” se manifiesta en que “En Argentina no se siente el tiempo que tocas, y por eso solemos hacer shows más largos. También es buena oportunidad para probar nuestra creatividad, porque tocamos canciones nuevas, hacemos un test para saber la devolución de la gente. Es lindo venir porque cuanto tocas hay mucha fiesta pero cuando deseas hablar, o tocar un solo, hay un silencio absoluto y la gente se interesa de verdad”.

Con 20 años de carrera, el músico declara que hay cosas buenas y malas en el camino. Lo positivo viene por el lado interno, ya que asegura que “Nosotros seguimos siendo las mismas personas, somos accesibles para la gente, y mantenemos el fuego. Diría que el asunto de los escenarios es la mayor adicción que podemos tener, y por eso sentimos que hay Cultura Profética para rato”.

Sin embargo, lo negativo, según cuenta el artista es que “una de las cosas más impresionantes es que sigan vigentes muchas cosas, no ha cambiado mucho. Más allá de que la marihuana está más aceptada, nosotros siempre hablamos a favor de su legalización y en algunos lugares ya se legalizó, por otro lado los banqueros siguen robando, los políticos haciendo desastres. En Puerto Rico está sucediendo lo mismo que en 2001 sucedió en Argentina, los mismos bonistas nos están quebrando. Si bien eso es material para cortar para un nuevo disco, porque nos duele lo que pasa, desearíamos poder hablar de otras cosas”.

Con plena conciencia de la realidad, Juanqui expresa que “Puerto Rico pudo haber aprendido de la debacle económica argentina, quizás no estaríamos aquí si hubiésemos mirado más para el sur que para el norte. Mucha gente siente que Estados Unidos nos salva, pero ¿qué hicieron? Solo jodernos. La planta más grande de Monsanto está acá. Nos sacan recursos. La agricultura cambió y en Puerto Rico solo se cultivan solo caña para exportar, e importamos cosas que antes crecían naturalmente en nuestra tierra. Nos mantuvieron como que los necesitamos a ellos. Que se mueran y ya!”.

No solo en cuestiones económicas y políticas nuestras historias se emparentan. También en el aspecto artístico, los boricuas están fascinados con nuestra historia. Los integrantes son apasionados seguidores de la obra de Gustavo Cerati y según confiesa el tecladista, Willy, cantante del grupo, dedica gran parte de su tiempo a escuchar a Luis Alberto Spinetta. “A mi me gusta mucho como visualiza las canciones Charly García, me parece un gran compositor. A nosotros la música argentina nos llegó tarde, piensen que más allá de las imposiciones, la radio pasaba pura música importada del norte en nuestra isla, así que es una pena que no hayamos escuchado esa magia cuando éramos más jóvenes. Seguramente seríamos otros músicos”.