Más allá de gustos y eximias apreciaciones estéticas, Charly es-junto a Luis Alberto Spinetta- el músico más importante del rock nacional. Se recibió de maestro de piano a los 7 años y a partir de su puntapié inicial en "Sui Géneris, generó en este ámbito impensadas rutas de creación y aperturas con toda la impronta de su particular sello marcado a fuego en talento y desafíos.

En efecto, Carlos Alberto García nació en la ciudad de Buenos Aires, en el barrio de Caballito, el 23 de octubre de 1951, siendo el primogénito de Carmen Moreno y de Carlos Jaime García Lange, un ingeniero dueño de la primera fábrica de fórmica de la Argentina. La familia contaba, además, con tres hermanos: Enrique, Daniel y José García. En tanto, su madre Carmen se dedicaba al cuidado y educación de sus hijos, no obstante, quiso que cada uno de ellos tuviera una niñera profesional y, a su vez, para mayor orden y control, dispuso que cada uno durmiera en una habitación separada. 

A todo esto, la música comenzó desde muy temprano en la vida de García: a los dos años aprendió a tocar de oído una citarina y tiempo después siguió con un pequeño piano de juguete que le había regalado su abuela materna.

Un detalle sustancial en la infancia del gran músico: cuando los padres de García emprendieron un viaje a Europa, los niños quedaron bajo la tutela de las niñeras y de una abuela. Sin embargo, el estrés por la ausencia de sus padres le provocó a Charly una crisis nerviosa, trastorno que le provocó su conocido vitíligo. Luego, en el momento en que sus padres regresaron del viaje a Europa, su madre notó que Charly había aprendido a tocar «Torna a Surriento», una melodía cuyo sonido salía de una caja musical que tenían por ese entonces.

La madre, Carmen, solía comentar en todo momento las virtudes como pianista de su hijo. Fue así como artistas de la talla de Ariel Ramírez, Eduardo Falú y Mercedes Sosa lo escucharon tocar, quedándose impresionados. En 1964 , Charly se recibió de profesor de piano, teoría y solfeo con un alto promedio en el conservatorio Thibaud Piazzini. Su apodo, puntualmente, Charly provino de ese entonces de una profesora de inglés.

Años después, los Beatles constituyeron un cambio radical para la vida del talentoso artista. En efecto, su música le abrió su espectro musical para siempre. Con ellos, llegaron otros intérpretes de la talla de los Rolling Stones, Bob Dylan y The Who, entre otros. Allí acabó su carrera de músico clásico y se inició otra etapa para aquel joven con enormes inquietudes. Fue así que pidió a gritos que le compraran una guitarra eléctrica, en consecuencia, se dejó el pelo largo y comenzaron las peleas con su padre, quien esperaba que se convirtiera en concertista o en ingeniero.

De joven adquirió su look inconfundible, parte de su leyenda.

Posteriormente, Charly asistió al Instituto Social Militar Dr. Dámaso Centeno, un colegio del barrio Caballito. Desde los primeros años solía escapar de las clases para ir a tocar el piano al salón de actos. Allí formó su banda To Walk Spanish junto a Juan Carlos Bellia, en la que hacían versiones de Jimi Hendrix, The Byrds y Rolling Stones, entre otros. Luego, en la escuela secundaria, conoció a Nito Mestre que también tenía una banda junto a Carlos Piégari llamada The Century Indignation. Una reunión que cambiaría sus vidas. Allí se unieron Nito Mestre y Charly y formaron el legendario Sui Géneris.

Cuando estaban por empezar sus presentaciones, a García le llegó la llamada del servicio militar obligatorio. Como no podía ser de otra manera, al segundo mes, García insultó a un oficial; como castigo decidieron enviarlo al sur argentino, pero gracias a las influencias de su madre, terminó en Campo de Mayo. Tiempo después, García debió ser internado en el Hospital Militar por un soplo en el corazón.

Después de incursionar por todas las compañías grabadoras, los Sui Géneris encontraron apoyo en el productor Pierre Bayona y pudieron sacar en el mes de noviembre su primer disco, "Vida". Se transformó en un inesperado y verdadero éxito. En consecuencia, el grupo se consolidó en octubre de 1973 al editar el segundo trabajo discográfico: "Confesiones de invierno". Y fue mucho más que un simple grupo de rock.

Con Nito Mestre formó la fundamental banda Sui Generis.

Un tiempo después, el disco "pequeñas anécdotas sobre las instituciones" marcó un antes y un después, en la historia del grupo. Fue muy elogiado aunque no vendió como se esperaba. Esto deprimió mucho a García, y decidió separarse del grupo. Al enterarse, los productores pusieron el grito en el cielo. Para calmar los ánimos, García les propuso hacer un recital de despedida. Y nada menos que en el Luna Park. Nadie creía en la disolución del grupo. A los carteles que publicitaban el megarrecital por toda la ciudad se sumaron los grafiti de los fanáticos de la banda. "Adiós Sui Géneris" fue un espectáculo que reunió a más de 25.000 personas y plantó un precedente histórico en el rock nacional. Las escenas de ese recital fueron registrados en la ópera prima del realizador cinematográfico Bebe Kamin.

En 1974, los líderes del rock acústico se reunieron para salir de gira. Sin un proyecto formal más que «compartir buenos momentos, divertirnos tocando y cantando», Charly García, Raúl Porchetto, Nito Mestre, León Gieco y María Rosa Yorio (por entonces la mujer de Charly) formaron "PorSuiGieco y su Banda de Avestruces Domadas" que, recién en 1976 y tras varias postergaciones y problemas, grabaron un disco con el nombre del grupo (PorSuiGieco). El disco padeció de la presión de la censura y debió ser editado sin el tema «El fantasma de Canterville.

Sui Géneris estaba agotado. Charly comenzó a incursionar por otros caminos de la música. A la vez, empezó a ir al psicoanalista porque continuaba muy angustiado. Se pasaba todo el día encerrado en su departamento, tocando y componiendo, prácticamente sin hablar con nadie. Después de grabar el álbum PorSuiGieco, el siguiente proyecto de García fue La Máquina de Hacer Pájaros (nombre que tomó de una historieta del dibujante Crist), con Carlos Cutaia (teclados), Gustavo Bazterrica (guitarra y coros), José Luis Fernández (bajo y coros) y Oscar Moro (batería y percusión). La Máquina fue el intento más complejo y profundo de rock sinfónico en la Argentina, y en él, García introdujo la novedad de dos tecladistas simultáneos.

El Golpe Militar asustó a todos, Charly García sentía miedo y salía a la calle lo menos posible, creía que en cualquier momento su nombre integraría las listas negras, no solo temía por su vida, sino también porque pronto iba a convertirse en papá. En marzo de 1977 María Rosa dio a luz a Miguel Ángel García. Más allá de la llegada del bebé, las cosas en el matrimonio no andaban nada bien.

Tras las peleas en La Máquina, Charly García tomó la determinación de dejar la banda en 1977 y viajar a Brasil con David Lebón, su amigo desde la época de Sui Géneris. Con el dinero recaudado en el Festival del Amor (Luna Park, 11 de noviembre de 1977) alquilaron una casa por tres meses en Buzios, al norte de Río de Janeiro. La elección del lugar se debió a la necesidad de García de estar cerca de su novia Zoca Pederneira y, de paso, para escapar a la noche represiva de la dictadura militar que gobernaba la Argentina. En San Pablo, Charly conoció a los padres de Zoca.

Charly estaba ahora decidido a formar una nueva banda, pero él todavía estaba en la ruina. Haciendo su camino de retorno a Buenos Aires, comenzó una nueva búsqueda de compañeros para la banda. Era una realidad que necesitaba un bajista y un baterista, y se encontraron en un concierto de Pastoral. Allí se contrató a un bajista talentoso de 19 años, Pedro Aznar, además de su antiguo compañero de La Máquina, el baterista Oscar Moro. La banda estaba integrada por Charly García (voz, teclados), David Lebón (voz, guitarras), Pedro Aznar (bajo, voz), y Oscar Moro (batería). Charly y David eran los compositores principales. Charly ahora tenía una banda completa. Serú Girán continuó durante  1979 y evolucionó de manera notable. Su nuevo disco fue titulado "La grasa de las capitales" y su portada era una parodia de la revista Gente. El público le dio al álbum una recepción entusiasta. Las presentaciones de la banda fueron resultando cada vez mejores, y finalmente se llevaron a cabo en lugares más grandes.

En enero de 1981 Aznar fue convocado por el guitarrista estadounidense Pat Metheny para incorporarse a su banda. Acordaron encontrarse en Estados Unidos, ya que Pedro viajaría al año siguiente para estudiar en el Berklee College of Music. Este hecho marcaría el final de la banda. El 5 y 6 de marzo de 1982 se hicieron dos recitales para despedir a Pedro Aznar, sin saber que sería la despedida de Serú Girán hasta 10 años después. Los emotivos recitales fueron grabados y el resultado fue el quinto disco de la banda "No llores por mí, Argentina". Ese año, García inició su carrera solista.

El reencuentro de Serú Girán, a pura emoción.

García, en consecuencia, debutó como solista e hizo la banda sonora de "Pubis angelical", película de Raúl de la Torre, adaptada de la novela de Manuel Puig, también guionista. El material salió ese año editado en un álbum doble junto a "Yendo de la cama al living". Ayudado por la difusión que se le daba en ese momento al rock nacional a través de los medios de comunicación (durante la Guerra de Malvinas estaba prohibido pasar música en inglés), el disco tuvo una gran recepción en el público. En él venían canciones antológicas, como por ejemplo «No bombardeen Buenos Aires» (que reflejaba el momento de la guerra de Malvinas), «Inconsciente colectivo», «Yo no quiero volverme tan loco» o «Yendo de la cama al living». Para este trabajo, la banda estaba formada por Willy Iturri en batería, Gustavo Bazterrica en guitarra, Cachorro López en bajo y Andrés Calamaro en teclados (estos tres últimos integrantes de Los Abuelos de la Nada). Este material fue presentado en un inolvidable recital (ante 25.000 personas) en el estadio de Ferrocarril Oeste, el 26 de diciembre de 1982. Éxito total.

En 1984, García realizó muchos espectáculos bien recibidos, y grabó otro álbum durante los últimos meses. La trilogía esencial de García se completó con "Piano bar", un álbum roquero que tiene en «Demoliendo hoteles» y en «Cerca de la revolución» sus máximos logros de esa producción. También lanzó "Terapia intensiva", un maxi-simple compuesto, producido y arreglado por García para la obra de teatro homónima de Antonio Gasalla. En 1987 llegó "Parte de la religión", considerado por muchos como el mejor disco del ídolo como solista. Este material, junto a "Piano bar", terminarían por confirmarlo como uno de los mejores compositores de rock argentino y un artista reconocido a nivel internacional, circunstancia que se puso en evidencia en varias revistas a nivel mundial. El álbum fue grabado e interpretado casi en su totalidad por él, y alterna un rock fuerte con estribillos melódicos.

Es, seguramente, uno de sus discos más prolijos y compactos. A García le ofrecieron un papel de reparto (en la cual interpretó a un enfermero) en una película del que también compondría la banda sonora. "Lo que vendrá", intento de novela futurista de Gustavo Mosquera, contó con la participación de Hugo Soto y Juan Leyrado. Misterio mágico del universo, aunque pondría en evidencia toda sus impronta para crear situaciones y componer personajes, García ganó un premio en Nueva York como mejor actor de reparto. En toda la película Charly García conducía un vehículo, algo que jamás pudo hacer en la vida real.

Tras componer la banda de sonido de la película, trabajó en su siguiente álbum solista, "Cómo conseguir chicas "(1989), un contundente trabajo de recopilación de canciones sueltas. En 1990, para su nuevo disco: Filosofía barata y zapatos de goma, llamó a muchos de sus viejos amigos, quienes ayudaron a grabar la mayoría de las canciones. Ayudaron, entre otros, Andrés Calamaro, Rinaldo Rafanelli, Fabiana Cantilo, Nito Mestre, Pedro Aznar, Fabián von Quintiero e incluso Hilda Lizarazu. En 1991 lanzó "Radio Pinti", un disco compuesto por Charly García y Pedro Aznar junto a Enrique Pinti, quien se encargó de los raps y la locución. Contó con la participación de los Illya Kuryaki and the Valderramas. En 1996 editó "Say no More", álbum que reúne temas del autor con obras instrumentales que habían sido escritas para la película "Geisha", pero no fueron incluidas en la banda sonora por diferencias con el director. Este trabajo marcó un concepto nuevo para García, con el que atrajo a un nuevo tipo de público pero, a su vez, terminaría de alejar a varios de sus seguidores más veteranos. Con los años se volvió un disco de culto, e incluso García lo consideró su álbum preferido de los que ha grabado.

Y llegamos a 1997,  grabó-puntualmente- junto a Mercedes Sosa un disco de canciones propias interpretadas por la Negra, titulado "Alta fidelidad". Ambos se conocían desde su infancia, por lo que decidieron publicar un trabajo en común en el que Mercedes iba a cantar las canciones favoritas de García. En 1998 presentó la placa "El aguante en Buenos Aires". El álbum cuenta con «Kill my mother», canción dedicada a la madre de Charly, Carmen Moreno. Esta producción contó con muchas versiones traducidas al español por García, como «Tin soldier» (de Small Faces), o «Roll Over Beethoven» (de Chuck Berry).

Cada show de Charly es un rito.

Charly volvió en agosto de 2009 con una nueva canción llamada «Debería saber por qué». La canción se convirtió en un enorme éxito y pronto Charly se embarcó en una gira por Chile y Perú para promover su retorno. El 30 de marzo de 2009 dio un recital sorpresa en la Plaza Belgrano, frente a la Basílica de Luján. Las vallas de contención cedieron ante la euforia de la gente. Tocó 7 temas en 35 minutos y después se retiró en una camioneta, rumbo a la quinta de Palito Ortega. Tras los tres discos publicados por EMI entre 2002 y 2010, el 24 de febrero de 2017 se publicó bajo el sello Sony Music el disco Random, conformado de diez canciones. El primer sencillo de Random, lanzado el 5 de febrero, fue "La máquina de ser feliz", canción que Charly había estado interpretando en vivo desde 2015.

Con el paso del tiempo, este trabajo consiguió el disco de oro en Argentina por diez mil copias vendidas. En abril se lanzó un nuevo sencillo, "Lluvia", aunque de momento sin ningún videoclip, al igual que La máquina de ser feliz. Así dadas las cosas, en 2019, se unió al proyecto individual de Roberto Pettinato "Pettinato Plays García", el cual en un inicio era un disco que el músico y conductor televisivo hizo en homenaje a Charly, versionando en instrumental algunos de sus temas no tan conocidos. García decidió un día ir a supervisarlo y terminaron realizando el disco juntos, contando con la participación instrumental y vocal de Charly en algunos de los temas. Finalmente, tras un año de grabación, el álbum estuvo disponible en Youtube el 4 de junio de 2020.

Adicciones y episodios polémicos

Las incontrolables adicciones de Charly García en la década de los años ochenta comenzarían a repercutir en su salud, en 2008. Tras protagonizar un episodio dramático causando destrozos dentro del hotel mendocino en el que se hospedaba, el 9 de julio de ese año fue internado en el Policlínico de Cuyo. Allí se le diagnosticó neumonía. Experimentó una gran mejoría en su estado, por lo que esperó una orden judicial que posibilitase su traslado a la quinta de Palito Ortega, en la localidad bonaerense de Luján. De hecho, Palito colaboró enormemente  en la recuperación de Charly, siendo el factor decisivo en su vuelta a la actividad artística y social.

Allegados a Charly revelaron, en ese entonces, a la agencia de noticias DyN que el músico había recuperado 15 kilos de peso, contaba con un nuevo par de anteojos para mejorar su visión y había cumplido un tratamiento estético de odontología. Los voceros dijeron que el estado general de salud de García había mejorado notablemente y señalaron que esa situación alentaba su alta médica, circunstancia que finalmente se cumplió con el paso del tiempo. Además, resaltaron que un estilista le había realizado un «nuevo y moderno corte de pelo» curiosamente similar al de Andrés Calamaro. Estábamos, claramente, ante la presencia de otro Charly.

Con Palito Ortega, su ángel de la guarda en momentos difíciles.

Y mientras transcurrían los días, el músico fue trasladado a una casa quinta de manera discreta el 21 de octubre y festejó de muy buen humor su cumpleaños número 57, dos días después, con amigos y gente cercana. Estuvieron en la celebración León Gieco y su ex representante, entre otros, con los que Charly realizó una zapada. Pedro Aznar no asistió ya que se encontraba en Río Cuarto, en uno de los recitales de la gira de su disco, "Quebrado". En mitad del recital, Aznar hizo una llamada a García para cantarle el feliz cumpleaños. De esta manera, Charly pasaba sus horas de tratamiento en la quinta de Palito Ortega, tal como consignamos anteriormente.

Precisamente, el 9 de junio de 2012, luego de haber sido declarado «ciudadano ilustre de Córdoba» y mientras cantaba su tema «Canción del 2x3», Charly García se desvaneció sobre el piano, a una hora de haber comenzado su concierto en el estadio Orfeo de la capital cordobesa, generándose una gran conmoción entre todos los presentes. Tras la suspensión del concierto, el músico fue trasladado al Instituto Modelo de Cardiología, y allí los médicos aseguraron que «su estrés por la presentación y porque es muy fumador le provocaron una aguda crisis de hipertensión. En  2014 fue ingresado en el Sanatorio Fleni por un cuadro de fiebre alta en dos ocasiones: en enero y en marzo.

En tanto, el 21 de julio de 2015, el ídolo del rock nacional fue operado por una fisura de cadera en el Instituto Argentino del Diagnóstico y Tratamiento, oportunidad en que se le insertó un clavo, que fue retirado en otra intervención quirúrgica el 7 de marzo de 2016. A todo esto, El 21 de diciembre de 2016, Charly volvió a ser hospitalizado por la complicación de una enfermedad viral que le provocó un cuadro de fiebre y deshidratación. Cabe recordar que el 30 de mayo de 2020, el músico fue internado de urgencia en medio de la cuarentena por la pandemia de Covid-19 presentando altas temperaturas, síntomas respiratorios y fuertes dolores musculares. Tras cuatro días en el Instituto Argentino de Diagnóstico y Tratamiento (IADT) presentó luego una "muy buena evolución".

Más escándalos

Y la vida y la carrera de Charly no ha sido para nada fácil.  Fue internado tres veces en clínicas psiquiátricas y echado del ejército cuando cumplía con el servicio militar obligatorio, debido a que no soportaba el encierro y la disciplina impuesta por los militares. Llegó a tal grado su desesperación por salir, que en una ocasión sacó a pasear un cadáver en silla de ruedas, lo que motivó una investigación psiquiátrica que lo consigno como "psicótico y paranoico con personalidad esquizoide". Por otra parte, tuvo varios ingresos por adicción a las drogas en 1991, 1994 y 2008. Cuando Charly concluyó su ingreso en 1991, el músico ironizó la situación entrando en ambulancia a su recital en Ferro. A su vez tuvo prohibido un tiempo el ingreso a Uruguay tras un escándalo al agredir a un paparazzi que intentó sacarle una foto.

Y en esa andanada de situaciones y conflictos por doquier, Charly mantuvo serios conflictos en Colombia al llamarla «Cocalombia». Por otra parte, en Costa Rica, durante los años ochenta, un festival de Charly terminó en una batalla campal cuando los organizadores quisieron suspender el recital por la lluvia. Y no se dio por vencido en cuestión de escándalos:  Charly, también tuvo problemas en Paraguay cuando encerró a cuatro chicas en un hotel. Posteriormente, en Quito fue detenido por el escándalo que lo tuvo como protagonista durante un recital ante unos 10.000 espectadores. Cabe recordar que la policía detuvo al músico en el camerino del Coliseo General Rumiñahui. Y si de Mendoza se trata, en 1983, se desnudó en pleno durante el desarrollo de un recital. Después un policía golpeó la puerta de la habitación donde se encontraba el músico y le dijo: «¡Abra: soy policía!», a lo que García respondió: «¿Y yo qué culpa tengo de que usted no haya estudiado?». 

Un salto olímpico

Un salto que quedó para la historia.

El 3 de marzo de 2000, Charly García desafió todo tipo de límites y estuvo a un punto de inmolarse con la inmortalidad. En el Hotel Aconcagua de la capital mendocina, se arrojó desde el 9° piso a una piscina ubicada en el nivel 2. Una locura al mejor estilo del inigualable artista. Luego escribiría el tema "Me tiré por vos".

Chapeau, Charly!

por Víctor Heredia

Hay tipos que alumbran. Artistas que tiñen su época de tal manera que cualquier recuerdo los contiene. Charly y su música están en cualquier evocación nuestra, los que somos sus compañeros de época y los que descubrieron que es capaz de transportarlos al mundo que sueñan con su ingenio.

Lúcido, altiísimo, brillante. Una suerte de Picasso capaz de escribir “los amigos del barrio pueden desaparecer” y anunciar “pero los dinosaurios van a desaparecer…” en un juego de palabras cuya crudeza desnudaba lo que pocos se animaban a denunciar, sin ningún complejo ni atadura. Brillante cuando: “el trabalenguas (censor) trabalenguas (censura). Incisivo cuando: “los inocentes son los culpables, dice su señoría, el rey de espadas...” Profundo en “ayer soñé con los hambrientos los locos, los que se fueron los que están en prisión…”

Víctor Heredia, con emoción y admiracíón. (Foto Crónica: Fernando Pérez Ré)

Gloriosa y, a la vez, trágicamente argentino cuando pide “no bombardeen Buenos Aires…” mientras dispara bellísimos fuegos artificiales en la noche de la mediocridad social y musical. Charly nos justifica a todos, saca melodías del universo como un mago conejos de su galera. Tiene razón León cuando dice que “somos los Salieris de Charly, le robamos melodías a él...”

Qué mierda voy a escribir yo de un tipo que escribe una “Canción para mi muerte. a los 21 años y le dice desafiante a la parca “no es porque te tenga miedo, sólo me quiero arreglar”.

La querida negra Mercedes para hacerme enojar me decía que lo quería más que a ninguno de nosotros y se reía pícaramente. Sin duda era verdad. Ella sabía distinguir como nadie el arte verdadero. Yo también.

Chapeau, Maestro

Ver más productos

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

¿Qué regalar el día del padre?

¿Qué regalar el día del padre?

Ver más productos