Por perez_daro

EXCLUSIVO

Víctor Heredia es parte de nuestra historia cultural. Y también de nuestro presente musical. Cumple 50 años de trayectoria y la celebración llega con dos discos con nuevas versiones de todos sus clásicos, en los que canta junto a artistas de su generación y de las nuevas. "No me da la sensación de que hayan pasado tantos años, porque siempre estuve haciendo cosas", exclama en charla con DiarioShow.com

El peso del camino recorrido le da una paz insurrecta a la voz de Víctor. A pesar de lo construido, de todo por lo que luchó, algunas cosas parecen no cambiar, según afirma, aunque se le hace difícil transportar los mismos sentimientos a nuevas malas noticias: "A veces sale como catarsis, sigo escribiendo sobre lo que me causa tristeza o ira, pero siento que estoy repitiendo cosas. Yo ya escribí ‘Aquellos soldaditos de plomo’, no sé si me va a salir algo más interesante que eso. Ser redundante no es bueno. No podría escribir algo mejor que ‘Sobreviviendo’. Con esos temas sentí que habíamos verificado cosas y planificado un país distinto en su momento. Y volvimos a caer en la trampa. Es tremendo. No se puede salir. Hay que escribir algo contra el neoliberalismo, pero ya lo escribí también. Quizá la tarea sea resignificar esas letras, porque siguen siendo muy actuales".

El cantautor exclama: "Hay algunos que me acusan de hacer política, y en realidad es una cuestión de lógica humana, hay determinadas situaciones que no se pueden vivir. Cuando a uno lo obligan a elegir políticamente, elegís lo que vos creés que van a hacer las modificaciones que sean necesarias para darte una mejor vida. Pero no se trata de política. Lo que me molesta es que en favor de determinadas políticas se miente todo el tiempo. Es horroroso".

Una de las cosas que le duelen en el alma a Víctor llegan por un tema personal. "Yo escribí una carta furibunda sobre el 2x1 a los genocidas. Ya fueron juzgados. Y deben ser considerados como tal. No son abuelitos buenos porque tengan 70 y 80 años. Antes torturaron, violaron, tiraban gente de los aviones. Y no se les da importancia a los daños colaterales. En mi familia, un grupo de tareas se llevó a mi hermana y a mi cuñado. Pero mi hermana estaba embarazada. Son tres vidas. Ahora estamos con algunas pistas para saber quiénes integraban el grupo que se los llevó, dónde están los restos de mi hermana y si puede tenerse algún indicio del nacimiento, mi sobrino puede estar en cualquier lado sin saber quiénes fueron sus padres. Mi papá murió a los seis meses de que suceda eso, por tristeza. Son cuatro vidas que se perdieron. Cientos de madres que murieron solitas en sus casas sin saber dónde están sus hijos".