"Yo pasé muchas situaciones de alguien grande siendo muy chica. Cuando los de mi edad pensaban algo, yo ya estaba con la cabeza en otra cosa, entonces la ‘data’ terminó siendo diferente”, suelta Dak1llah, con una voz aletargada que hace pensar que está o recién despierta, o bien componiendo la más nueva de sus canciones mientras habla. Con “muy chica”, Morena Jabulij -el alterego detrás de la popular artista de trap- se refiere a los 12 años, época en la que empezó a hallar su propio espacio en un por entonces naciente circuito de batallas de rap improvisado en los que las mujeres eran contadas con los dedos de una mano (algo que aún sucede).

Ahora con 17, Dak1llah es todavía muy chica pero su nombre ya resuena en todos lados como uno de los exponentes más interesantes dentro del sonido urbano tan de moda en estos tiempos. “La atención, las cámaras, la tensión me encantan. Pero hay momentos en que se te desborda todo y te das cuenta que no tenés 25 años, sino 17 y hay cosas que se te van de las manos”, cuenta y profundiza: “Cuando recién empezaba mis shows eran cualquier cosa. Llegaba y no entendía muy bien qué tenía que hacer y eso no me gustaba, pero no sabía cómo manejarlo. Ahora tengo un mánager, un equipo, crecí y trabajamos para que los shows sean más sólidos”.

Recientemente, la cantante se volvió noticia no por sus shows sino por una denuncia que hizo pública en contra del actor Julián Serrano, a quien acusó de empujarla, borracho, en una fiesta e insultarla groseramente. Tras las consecuentes defensas tanto de Serrano, como de su novia, Malena Narvay, Jabulij realizó la denuncia correspondiente en la Justicia por hostigamiento en las últimas horas. Lejos del escándalo, Dak1llah empezó a forjar su vínculo con la música de la mano del freestyle, improvisación de rimas que encontró su hogar en el país en eventos como “Segundo Piso” y “El Quinto Escalón”, donde ella, y tantos otros referentes del género del trap, dieron sus primeros pasos sobre una base instrumental. Ella tiende a ver estos dos fenómenos como pares complementarios, más que opuestos.

“Hay gente que me dice que antes iba a las competencias y ahora me vendí al trap. No me vendí a nada. El trap no deja de ser parte del hip hop y fue la manera en la que nuestra cultura salga un poco más a la luz y la gente le de más bola”, comenta.

“Yo disfrutaba de ser la única mujer”, rememora sobre aquellos momentos: “Siempre estuve rodeada de todos los pibes y eso no estaba mal. A veces las chicas se excluyen solas del sistema, del trap. Si vos lo intentás y lo que hacés es buena música, no importa que seas pibe o piba, la gente te va a escuchar. Si no lo intentan vamos a seguir siendo dos pibas en la cultura ‘forever’”.

Ver más productos

El día que Boca se apoderó del mundo

El día que Boca se apoderó del mundo

Diego Armando Maradona y el último mundial

Diego Armando Maradona y el último mundial

Cuentos de buenas noches

Cuentos de buenas noches

Astrología: claves para conocer tu futuro

Astrología: claves para conocer tu futuro

Lo que querés saber sobreNéstor Kirchner

Lo que querés saber sobreNéstor Kirchner

ATR: el boom del placer

ATR: el boom del placer

Atención emprendedores: cómo vender más a pesar de la crisis

Atención emprendedores: cómo vender más a pesar de la crisis

Para aprender con los chicos

Para aprender con los chicos

¡Más crianza menos terapia!

¡Más crianza menos terapia!

Descubrí tu destino con Mia Astral

Descubrí tu destino con Mia Astral

Ver más productos