Por Tomás Del Val

@tomasdv55

 

Ella es blanca y española, desafía los estándares del género con su mera existencia desde los tiempos en que el hip hop era aún más exclusivo. Mala Rodríguez llegó a la escena para quedarse, con esas rimas que ella misma escribió bajo la influencia tanto del Bronx como de su Andalucía natal.

“Siento que tengo un discurso feminista desde el primer momento, porque siempre he sido así y porque siempre he tenido muy en claro lo que significaba el término y creía que yo tenía los mismos derechos que una persona del otro sexo. Si escuchas mi música, eso lo ves”, analiza la cantante en diálogo con DiarioShow.com sobre su participación dentro del gran cambio social que está experimentando hoy nuestro país y todo el mundo.

 

“Ahora creo que esto se ha hecho visible a todo el mundo, porque era un tema urgente por tocar. Ahora las mujeres no van a permitir que se sigan pisoteando sus derechos. También siento que en algún sentido el feminismo se ha vuelto algo comercial, ahora son todos feministas. Pero creo que incluso siendo así es algo positivo, porque llega más a la población y la educa”, analiza.

María Rodríguez Garrido, el nombre que ya casi nadie usa para llamarla, cuenta en su haber con cinco álbumes de estudio, cientos de miles de kilómetros recorridos en giras mundiales y dos Latin Grammy.

En pocos días se presentará en nuestro país, y al respecto ella cuenta: “Hace algunos años que visito Buenos Aires siempre que puedo, me encanta la ciudad y tengo una conexión muy especial con el público”.

Entre toda la música argentina que escucha, la andaluza destaca: “Si hubiese nacido en los Estados Unidos, (Gustavo) Cerati habría sido una leyenda del rock en todo el mundo. Fue un monstruo”. “Hoy hay muchos artistas colombianos, argentinos, ecuatorianos que ya no ven la lengua como una desventaja sino como algo positivo”, evalúa sobre la intromisión actual de la música latina en la industria estadounidense.

Pero con una búsqueda en el pasado y presente de su producción se puede ver que Mala está lejos de sumarse a cualquier tipo de moda. “A mí me pasó las primeras veces que me fui de gira y yo sentía que algo estaba cambiando en mí. Pero con el tiempo me di cuenta de que no depende de eso, esas cosas están adentro”.