Tras haber sido denunciado por abuso por varias mujeres de la industria, Harvey Weinstein está en boca de todos los medios del mundo y además es el más buscado.

En este sentido, el megaproductor de Hollywood fue capturado por las cámaras cuando salía de la casa de su hija en Los Angeles y dijo: "No estoy bien, pero estoy tratando. Voy a buscar ayuda. Estoy en eso. Poniendo lo mejor de mi".

"Todos cometemos errores. Espero tener una segunda oportunidad", se defendió ante en sitio de noticias TMZ. Luego una fuente confirmó a la revista People que después de este episodio, Weinstein voló en un jet privado hacia Arizona, para ingresar en una clínica psquiátrica.

Horas antes, la policía de Los Angeles había recibido un llamado de urgencia de parte de Remy, la hija del productor, que aseguraba que su padre estaba deprimido y pensaba suicidarse. "Harvey y Remy tuvieron una discusión a los gritos, y Harvey salió de la casa enojado. Se lo veía estresado y muy angustiado", dijo un testigo a People.

El escándalo mediático que enfrenta es de enormes dimensiones: el diario The New York Times reveló que el productor había abusado de ocho mujeres, entre ellas, la actriz Rose McGowan. Unos días después, The New Yorker salió con una investigación aún mayor: 13 mujeres dieron a conocer los detalles de los acosos sexuales de los que fueron víctimas. Luego, actrices consagradas como Angelina Jolie , Gwyneth Paltrow , Léa Seydoux,Cara Delevingne y Ashley Judd revelaron en distintos medios episodios de abuso de parte de Weinstein.

En la nota de The New Yorker, se incluyó una denuncia que podría significar la cárcel para Weinstein: la actriz Lucia Stoller asegura que fue forzada a practicarle sexo oral en su oficina de Tribeca en 2004. Según la ley del estado de Nueva York, esta denuncia, de confirmarse, sería calificada como un acto sexual criminal en primer grado, y podría ser condenado a prisión por entre 5 y 25 años.