El productor cinematográfico estadounidense Harvey Weinstein, se entregó en una comisaría de Nueva York y quedó detenido y acusado de una violación y una agresión sexual contra dos mujeres. 

En un breve comunicado, la policía anunció que en la estación policial a la que llegó Weinstein esta mañana fue “arrestado, procesado e inculpado de violación, acto sexual criminal, abuso sexual y agresión sexual por incidentes que involucran a dos mujeres".

Detenido y esposado en Nueva York (AFP)

 

Detenido y esposado en Nueva York (AFP)
Detenido y esposado en Nueva York (AFP)

Sin embargo, minutos más tarde quedó nuevamente en libertad tras pagar una fianza de un millón de dólares y aceptar usar una pulsera electrónica con GPS.

El caso lo está llevando la Fiscalía del distrito de Manhattan, a cargo de Cyrus Vance, quien a sí mismo está siendo objeto de una investigación por no impulsar el procesamiento de Weinstein antes, cuando recibió denuncias contra él hace varios años.

El productor cinematográfico de 66 años también enfrenta cargos de abuso y acoso sexual en la ciudad de Los Angeles y en la capital británica, Londres. 

Weinstein se presentó voluntariamente y en compañía de sus abogados en la comisaría número 1 de Nueva York, situada en la isla de Manhanttan, donde quedó luego formalmente detenido.

El productor se entregó en una comisaría de Nueva York  (AFP)
El productor se entregó en una comisaría de Nueva York  (AFP)

La acusación principal por la que quedó apresado el productor caído en desgracia -quien perdió su exitosa compañía Weinstein Co. y fue expulsado de la Academia de Cine de Hollywood luego de que se difundieran sus terribles acciones durante décadas, es por el abuso de la aspirante a actriz Lucia Evans.

Evans, junto con otras tres actrices entre las que se encuentra Asia Argento, fueron las primeras denunciantes de Weinstein en octubre pasado, en una serie de artículos difundidos por la revista The New Yorker y el diario The New York Times.

Desde entonces, numerosas acusaciones en contra de Weinstein revelaron que durante años utilizó su posición de poder en la industria cinematográfica para acosar, abusar o directamente violar a mujeres que trabajaban o querían trabajar para él y su productora.

Ashley Judd, Rose McGowan, Mira Sorvino, Angelina Jolie y Gwyneth Paltrow son sólo algunas de las actrices de alto perfil que afirmaron haber sido acosadas por el productor.

La ola de denuncias contra Weinstein produjo además que muchas mujeres de la industria comenzaran a relatar sus propias experiencias con otros productores, directores y actores con conductas sexuales depredadoras.

Los movimientos contra el acoso sexual "Me too" y "Time’s Up", y más ampliamente las inequidades sufridas por las mujeres en el ámbito laboral, coparon las principales páginas de los medios de comunicación y provocaron lo que se denominó "el efecto Weinstein".