Ariana Grande atravesó un lamentable momento durante el funeral de Aretha Franklin. La cantante de 25 años subió al escenario luego de cantar "(You Make Me Feel Like) A Natural Woman" y fue manoseada por el obispo Charles H. Ellis III, quien dirigía la ceremonia. 

Las imágenes que trascendieron muestran a Ellis abrazando a la joven por encima de su cintura y apretando sus dedos alrededor de su pecho.

En las redes sociales, varios usuarios notaron la reacción incómoda de la artista y el gesto de mal gusto del religioso. 


Luego de la gran repercusión que se generó, el obispo le pidió disculpas a la joven durante una entrevista que brindó al medio The Associated Press: "Nunca sería mi intención tocar el pecho de ninguna mujer... No sé, supongo que la rodeé con el brazo".
Además, explicó:  "Quizás crucé la frontera, tal vez fui demasiado amigable o familiar, pero nuevamente, me disculpo".