Quentin Tarantino admitió que sabía que el productor  Harvey Weinstein cometía abusos sexuales y confesó que se sentía "avergonzado por no haber hecho nada al respecto".

"Sabía lo suficiente como para haber hecho más de lo que hice", declaró aen una entrevista con The New York Times, citando varios episodios que implicaban a reconocidas actrices. "Había algo más que los tradicionales rumores y los chismes habituales. No era de segunda mano", señaló el director, amigo íntimo de Weinstein.

"Desearía haber tomado la responsabilidad de las cosas que escuché. Cualquier cosa que diga ahora sonará como una excusa barata", concluyó.