El príncipe Harry, sexto en la línea de sucesión de la corona británica, se casó con la actriz estadounidense Meghan Markle en la Capilla de San Jorge del Castillo de Windsor, en cuyos alrededores se apostaron decenas de miles de personas que siguieron la ceremonia a través de pantallas gigantes.

Harry y Megham, súper felices (AFP)

Uno de los momentos más emotivos fue cuando el coro de gospel "The Kingdom Choir" interpretó una versión del clásico “Stand by me”, que en 1961 cantó por primera vez el norteamericano Benjamin E. King. Luego, la pareja dio el “” frente al altar e intercambiaron anillos.

 
El Príncipe Carlos fue quien decidió que el coro gospel cantara en la boda de su hijo menor. Según reveló Karen Gibson, la líder del grupo, " no fue la pareja quien nos contactó primero, la llamada llegó desde Clarence House (la residencia donde vive Carlos)".
 
En diálogo con el diario británico The Guardian, Gibson agregó: " Tengo entendido que al Príncipe Carlos le gusta mucho la música gospel".
 
Multitudinaria Boda Real (AFP)
Multitudinaria Boda Real (AFP)
 
" La pareja analizó mucho qué querían que se cantara en la boda pero fue el Príncipe Carlos quien tuvo la idea", afirmó Gibson, y consideró que la música interpretada durante la boda refleja la “ sociedad multicultural” de la Inglaterra actual.
 
" Vivimos en una sociedad multicultural, hay música clásica, música clásica-contemporánea y música gospel. Hay muchas culturas viviendo aquí y esto refleja cómo luce la sociedad hoy", dijo.