Shakira está pasando por difíciles momentos. Primero, la hemorragia en las cuerdas vocales que le impidió realizar sus shows, como también la presunta crisis con Gerard Piqué. Ahora, a la artista se le suma un problema con el fisco español. 

La Agencia Tributaria de España denunció a la cantante por un supuesto delito en materia fiscal. 

Sucede que la colombiana no pagó los impuestos españoles correspondientes a sus altos ingresos entre 2011 y 2014.

El problema recae en que la residencia de la cantante en este país fue establecida recién en 2015, y este organismo considera que entre esos años, ella ya vivía en el país.

Shakira y Piqué posan con sus hijos

La rubia alegaba que habitaba en Bahamas, pero los investigadores hicieron entrevistas en los establecimientos que frecuentaba la artista, como por ejemplo su peluquería, y así lograron tirar por la borda la versión que contaba Shakira, según informó El País

Esta situación podría constituir un delito, agravado por la gran suma defraudada, que podría tener penas de millones de euros, como también dos años de condena.