La cantante Selena Gómez vivió una de las situaciones más difíciles de su vida el año pasado cuando recibió un trasplante de riñón. Su mejor amiga, Francia Raisa, fue la donante y la que la salvó de peores complicaciones con su salud. Ahora, la cantante debe cuidarse al máximo y llevar una vida alimentaria balanceada. 

Selena, quien se encuentra de vacaciones en Australia con sus amigos, fue capturada por los paparazzis en bikini y recibió críticas en las redes sociales por su cuerpo.

 

 

La cantante respondió con altura a todos los que le criticaban por su figura mediante un publicación en Instagram: "El mito de la belleza, la obsesión por la perfección física que atrapa a la mujer moderna en un círculo sinfín de inseguridad, desesperación y odio hacia ella misma mientras trata de adaptarse a la irrealista definición que esta sociedad tiene de la belleza sin tachas. Yo elijo cuidar de mí misma porque quiero, no para demostrarle nada a nadie. Dar alas para volar", escribió. Acompañó las palabras con un video de sus vacaciones en Sydney.