Mark Salling, mejor conocido como "Puck", su personaje en la exitosa serie "Glee" fue hallado muerto en el lecho del río en el barrio Sunland en Los Ángeles, donde actualmente residía.

Según el portal de noticias estadounidense, TMZ, el artista se habría quitado la vida ahorcándose.

El actor de 35 años se encontraba a la espera de su sentencia tras haber confesado la tenencia de pornografía infantil. Se estimaba que Salling sería condenado a entre cuatro y siete años de cárcel y hasta 20 años de libertad vigilada.